Alemania hizo frente en el 2.009 a la peor recesión en cincuenta años

La economía de Alemania atravesó el año pasado la peor recesión del último medio siglo. Su PIB sufrió una contracción del 5%, la cifra más abultada desde el final de la 2º Guerra Mundial.

Pero pese a la caída del PIB como consecuencia de la crisis financiera global, ya en el segundo trimestre del ejercicio pasado hubo alguna señal de recuperación, si la cual la cifra de la contracción a fines de año hubiera sido bastante peor.

Esta mejora aunque parcial de la economía alemana incidió en algunos signos de mejoría del conjunto de la Eurozona, que parece moverse detrás de lo que le ocurra a la llamada “locomotora europea”.

Las muy modestas señales de recuperación de fines del año anterior se cobijan bajo el manto de las exportaciones y el consumo interno.

Sin embargo, la caída interanual del PIB alemán, según la oficina estadística alemana, a la caída de las exportaciones, que disminuyeron un 15% frente al año anterior.

Rodereich Egeler, el presidente de esta oficina, aseguró que “Alemania, como nación eminentemente exportadora, fue especialmente golpeada por la crisis mundial por la caída de las ventas a los diferentes mercados del mundo”.

Hasta ahora, la recesión más grave de la postguerra alemana se había registrado en 1.975, por la crisis del petróleo, cuando el PIB alemán cayó un 0,9%, cifra ínfima comparada al 5% actual.

Los pronósticos de crecimiento del PIB alemán para el año que se acaba de iniciar, según el ministro de economía germano Rainer Brüderle, oscilan entre el 1,6 y el 2,3%, y estas cifras son compartidas por la gran mayoría de los principales economistas alemanes.

Debemos recordar que durante el 2.008, también en plena época de crisis global, el PIB alemán creció un 1,3%, una cifra baja para lo que están acostumbrados los alemanes, pero crecimiento al fin.

La recesión afectó también las finanzas públicas, por lo que en el 2.009 Alemania tuvo un déficit de 3,2% del PIB, por lo que por primera vez desde el año 2.005 no pudo cumplir con las exigencias del Pacto de Estabilidad.

Otro tema que llama la atención es que pese a que los números no fueron los mejores para la economía alemana, el empleo no disminuyó demasiado y el mercado laboral sólo haya reducido el número de personas con contrato laboral en 37.000 trabajadores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies