Por el conflicto del BCRA, se hunden los bonos argentinos en el exterior por un embargo de un juez estadounidense

Hace ya unos días y debido a los conflictos producidos entre el Poder Ejecutivo de Argentina y las autoridades de su propio Banco Central, un caso realmente inédito, el juez neoyorquino Thomas Griesa, quien entiende en la causa por la cesación de pagos de la República Argentina producida durante la crisis interna del 2.001, congeló las cuentas del BCRA en la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Esta decisión provocó el derrumbe de los bonos argentinos en el mercado internacional y aumentó todavía más las dudas sobre el proyectado y millonario canje de la deuda argentina impaga.

El desplome de los bonos argentinos osciló en promedio en un 3%, aunque en algunos momentos la caída llegó a ser del 5%.

El congelamiento de fondos por 1,7 millones de dólares, que podría llegar hasta los 15 millones, es en opinión del ministro de economía de la Argentina Amado Boudou “un duro golpe a la estrategia del gobierno argentino de utilizar reservas para el pago de deuda”, situación ésta que disparó poco menos que una crisis institucional en el país.

El juez Griesa tomó esta decisión a pedido de los damnificados estadounidenses cuyos depósitos en la Argentina quedaron inmovilizados en diciembre del 2.001, en lo que se dio en llamar en ese momento el “corralito”, ya que los Bancos se apropiaron por orden gubernamental de los depósitos de toda la población, aunque luego de un par de años gran parte pudo ser recuperada por vía judicial.

Los que no aceptaron el canje propuesto por el gobierno en su momento, son los que ahora piden el congelamiento del dinero argentino en los Estados Unidos, en un intento de dudoso futuro por recuperar sus inversiones de hace ya más de 8 años.

Boudou afirmó “pareciera que los fondos buitres tienen oficinas en Buenos Aires, a veces dentro de los mismos poderes del Estado”, en clara alusión al cuestionado pero todavía en su cargo por orden judicial titular del BCRA Martín Redrado.

Toda esta novela financiera se está llevando a cabo cuando las autoridades argentinas pretenden lanzar este mes un canje por deuda impaga por u valor de 20.000 millones de dólares, buscando normalizar sus relaciones con el mundo financiero internacional para volver a tener acceso al crédito a gran escala.

La negativa de Redrado de liberar por orden de la presidenta Cristina Fernández 6.000 millones de dólares de las reservas del Banco Central, pueden ahora ser tomadas como un temor hacia posibles embargos como el ahora concretado por el juez estadounidense Griesa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies