En el foro de Davos tienen temores por la situación de España

El reconocido “gurú” financiero Nouriel Roubini vaticinó épocas muy difíciles para la economía de España. Y durante bastante tiempo.

Esto se contradice abiertamente con las afirmaciones del presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, quien ya en abril del 2.009 aseguraba que lo peor de la crisis económica global había pasado para los españoles.

Roubini y Zapatero tuvieron en Davos dos versiones diametralmente opuestas sobre la actualidad española. La del economista fue casi tirando a trágica, mientras que el Jefe del Ejecutivo de España presentó un panorama mucho más suave y menos complicado.

Lo concreto es que la economía española está en estos momentos en algún incierto punto entre los dos extremos presentados por Roubini y Zapatero. Y este punto está siendo minuciosamente vigilado por el Foro Económico, una especie de Bolsa gigantesca donde cotizan desde personas físicas hasta países enteros.

Por ahora el resultado de esta vigilancia arroja como resultado que España está cotizando a la baja, en parte por avatares ajenos a su economía y en parte por su propia ineptitud para llevar la crisis adelante.

En tiempos de crisis como la actual parece no haber matices, y éste es el resultado al que arriban los expertos hoy por hoy.

El foro de Davos está centrado en dedicarse a las grandes potencias y en aquellas que están en vías de serlo, como Brasil, Rusia, India y China (BRIC), y parece no preocuparse por el futuro de los hasta ahora grandes perdedores, como es el caso de Grecia, Portugal, Irlanda y, por qué no, España.

Todo indica que Davos está más cerca de los pensamientos de Roubini que de los de Zapatero, aunque en las últimas reuniones España no haya sido precisamente el centro de los debates.

El presidente de la escuela de negocios Thunderbird, Ángel Cabrera, opina que un paro de casi el 20%, un déficit público galopante y la certeza de que todavía no se ve claramente la luz al final del túnel, no ayudan precisamente a que España sea vista con buenos ojos por el resto de los países de la región, más cuando el nerviosismo causado por la situación de Grecia ha puesto los pelos de punta en más de un funcionario económico de la Unión Europea.

No es que en Davos se crea que España esté en una situación parecida a la griega, pero por las dudas se toman los recaudos necesarios ante cualquier contingencia…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies