Para el FMI, Portugal, Grecia y España deberán bajar los salarios de los trabajadores

En estos momentos en que la crisis económica global parece entrar en su recta final, aún quedan varios países que enfrentan problemas más o menos serios con sus finanzas.

Tal es el caso de España, Portugal y Grecia, que además de sus inconvenientes de base no pueden echar mano a la devaluación de su moneda, tal como lo sugeriría en Fondo Monetario Internacional, por estar dentro de la Eurozona, donde la moneda es común.

Es por esta razón que para los analistas del FMI los tres países deberán recurrir a ciertos sacrificios extras, como podría ser una baja generalizada de salarios.

Muchos son los especialistas en temas económicos que en los últimos tiempos coinciden con estas medidas al considerarla la mejor como para recuperar competitividad, reactivar el empleo y dar el envión final para la recuperación de las tres economías.

Olivier Blanchard, el economista jefe del FMI, es uno de los más entusiastas defensores de la medida, ya que considera que Portugal, España y Grecia tienen serias dificultades y esto implica ajustes que seguramente serán penosos para la población de esos países, más cuando el entorno inflacionista que rodea a las tres sociedades es sumamente bajo.

Para Blanchard, la unión monetaria presenta inconvenientes y tiene un alto costo cuando se producen situaciones muy asimétricas en los países que comparten la misma divisa, como es el caso del euro.

Al ser consultado sobre un posible riesgo de implosión en la Eurozona, el economista dijo que no cree que esto se produzca, a pesar de que puede haber un gran problema presupuestario en toda Europa, poniendo como ejemplo a Grecia, que fue el primero en sufrir la sanción de los mercados mundiales.

También es fundamental para Blanchard que los respectivos Bancos Centrales mantengan los tipos de interés en el nivel más bajo posible, cercano al actual 1% que rige hoy en día para toda la Eurozona, todo el tiempo que sea necesario hasta que las economías nacionales comiencen a encauzarse nuevamente.

Esta medida es de vital importancia y deberá mantenerse a su juicio tal vez más allá del 2.010, mientras que la demanda privada no dé señales de una recuperación sólida y duradera.

Dijo también Blanchard que la revaluación del yuan, la moneda china, podría ayudar a minimizar los desequilibrios financieros internacionales, pero a su juicio esto no es suficiente como para mantener en el tiempo un crecimiento importante en los países considerados ricos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies