Finalmente la industria en Brasil se contrajo en 2.009 más del 7%

Después de varias idas y vueltas con respecto a las cifras definitivas, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) informó oficialmente que la industria brasileña tuvo una contracción del 7,4% durante el año pasado con respecto al 2.008.

Este es el peor resultado de una medición de actividad industrial comparada en Brasil desde 1.990. En el último mes del año la industria tuvo una variación negativa respecto de su mes anterior, noviembre del 2.009, del -0,3%.

La caída en la producción fue generalizada en todo el país, con algunos altibajos, y afectó a 23 de los 27 subsectores en que los brasileños dividen su actividad industrial.

En las mediciones se vieron reflejadas la merma de las inversiones, la fuerte caída de los pedidos internacionales y un creciente deterioro en la confianza de los agentes económicos, contrariamente a lo que venían expresando encuestas anteriores.

Los retrocesos más acentuados se produjeron en los rubros máquinas y herramientas, que cayó el 18,5%, vehículos automotores, con un 12,4%, metalurgia de base, 17,5% y material electrónico y comunicaciones, con una caída inédita del 25,5%.

Estos, coincidentemente, son los sectores de la industria de Brasil que más exportan a los mercados internacionales y por lo tanto se vieron más afectados por la crisis económica global que afectó duramente el año pasado a prácticamente todo el mundo.

También acorde a la situación mundial reinante, la categoría industrial que menos sufrió con la crisis es la de los bienes de consumo, que está fuertemente ligada al mercado interno brasileño, de casi doscientos millones de habitantes, y que tuvo caídas de producción del 6,4% para los productos duraderos y de apenas el 1,6% en los productos perecederos.

Debemos recordar que es mucha la población brasileña casi no censada por vivir en zonas de muy difícil acceso como es el corazón de la región de la Amazonia, pero de cualquier modo tampoco esos habitantes, que viven en la selva en una forma bastante precaria, influyen en los números de los bienes de consumo.

Noviembre y diciembre del año anterior suman ya dos meses consecutivos a la baja en cuanto a la producción industrial, lo que supone un importante freno a la casi milagrosa en algunos aspectos recuperación que venía y todavía experimente la economía del gigante latinoamericano.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies