Las inversiones en España se ven afectadas por la comparación con Grecia y Portugal

Los inversionistas en general siguen castigando en estos días a la Bolsa y la deuda española.

No alcanzan los esfuerzos del gobierno de España por desprenderse del grupo de países con más riesgo económico y financiero de la Eurozona, donde fue colocada hace apenas un par de días por el Comisario Europeo de Economía, Joaquín Almunia, junto con Grecia y Portugal.

Las dudas generalizadas acerca del déficit y los problemas estructurales siguen siendo el común denominador para que la situación española en el marco de la Eurozona no varíe con el correr de las semanas.

Tampoco fueron felices las declaraciones del presidente del FMI al declarar que los tres países deberán enfrentarse a “medidas dolorosas” y “enormes desafíos” para salir de la difícil situación en que se encuentran y volver a llevar sus finanzas a un estado de equilibrio estable.

Desde el Poder Ejecutivo español, la vicepresidenta económica Elena Salgado afirmó que pese a los dichos de Almunia, “los problemas de España no tienen nada que ver con los de Grecia y de ninguna manera son tan delicados”.

El índice español Ibex 35 seguía cayendo y mostraba pérdidas de alrededor del 3,2%, debido a la tendencia de los inversores a protegerse deshaciendo posiciones ya tomadas y llevando al selectivo a poco más de 10.500 puntos, el punto más bajo desde agosto del año pasado y al límite del llamado “nivel de resistencia”.

En tanto, las bolsas de Grecia y Portugal mostraban caídas del 2 y 3,5% respectivamente. Todas estas bajas eran sustancialmente más abultadas que el comportamiento del resto de las grandes plazas financieras europeas.

Esta situación parecería poner de manifiesto que, pase lo que pase, la opinión de los inversores europeos es muy distinta entre los tres países con problemas y el resto de naciones de la Eurozona.

La mayoría de las medidas anunciadas por la administración de Rodríguez Zapatero están siendo opacadas por el efecto arrastre de la equiparación que se ha hecho entre la economía española y la de Portugal y Grecia.

Para Elena Salgado, Almunia “ha sido poco prudente” en sus declaraciones al meter en la misma bolsa a todos los países con problemas.

Resaltó además que, entre las muchas diferencias que existen entre España, Portugal y Grecia, se encuentra el hecho de que las estadísticas oficiales españolas no hacen sino reflejar la realidad de la situación, algo que al menos en el caso de Grecia ha sido puesto seriamente en duda, ya que se presume que la real situación griega es bastante peor a lo declarado por sus autoridades.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies