Brasil busca diálogo con países “conflictivos” y no cree en sanciones

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil Celso Amorim, por expresa indicación del presidente Lula Da Silva, pidió a la comunidad internacional buscar nuevas instancias de diálogo con la República islámica de Irán, ya que la aplicación de sanciones no sería conveniente para nadie en estos momentos en que se está tratando de lograr el acercamiento entre las naciones de todas las regiones del mundo para sobrellevar mejor la crisis económica global, y además los iraníes están intentando por todos los medios hacer progresar sus planes nucleares.

Según las autoridades brasileñas, todavía hay posibilidades de diálogo con los iraníes, aún después que este país anunció oficialmente que comenzará con los procesos de enriquecimiento de Uranio al 20%, la materia prima necesaria para desarrollar cualquier tipo de tecnología nuclear.

Para Amorim, las sanciones reclamadas por los Estados Unidos y Francia no tendrían demasiado efecto, ya que Irán es un país muy grande y con una economía, que aunque golpeada por la crisis y las necesidades, está muy diversificada.

El Canciller brasileño recordó que Brasil es un país totalmente opuesto a la fabricación de armas nucleares, pero el hecho de que Irán piense en dedicarse al enriquecimiento de Uranio no significa de ninguna manera un intento de escalada bélica, sino que puede obedecer al uso de la energía nuclear con fines pacíficos y sobre todo al afán de incrementar sus posibilidades comerciales en estas épocas de vacas flacas para todo el mundo.

De cualquier forma, tanto Estados Unidos como Francia declararon que ya no hay forma de negociar con Irán, desde que este país ha rechazado todo intento de diálogo con sus representantes acreditados.

Otro miembro del gabinete de Lula, el ministro de defensa Nelson Jobim, manifestó enfáticamente que se debe evitar caer en “radicalismos” y suponer que cualquier decisión soberana que tome el gobierno del presidente iraní Mahmud Ahmadineyad se vaya a transformar en un peligro inminente para la comunidad internacional.

Jobim minimizó el hecho de que Irán se proponga enriquecer Uranio ya que afirmó que ese proceso es necesario, entre otras cosas, para la fabricación de ciertos fármacos imprescindibles en la lucha de varias enfermedades, como por ejemplo el cáncer.

La idea de Irán de ampliar su campo comercial a nivel internacional no puede de ninguna forma ser vista como una amenaza, sino que al igual que el resto de los países, Brasil considera que Irán está tratando de utilizar al máximo sus capacidades para lograr salir de la difícil situación por la que atraviesa como consecuencia de la crisis global y la negativa de muchos países a comerciar con ellos por considerarlos un peligro para la paz mundial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies