Para el Nobel de economía Paul Krugman el centro de la crisis es España

El premio Nobel de economía Paul Krugman ha manifestado públicamente que según su parecer, aunque se ha puesto el foco de los problemas de la Eurozona en esta crisis económica global en Grecia, “el corazón de la crisis es España”.

El economista nacido en los Estados Unidos asegura que Grecia es el blanco de todas las críticas y se encuentra en la línea de fuego, ya que en estos momentos está más contra la pared que ningún otro país de la región teniendo en cuenta su déficit y solvencia.

Pero su economía es ínfima respecto de la del conjunto de la Eurozona y por lo tanto cree que el verdadero protagonismo en términos de problemas económicos en esta crisis les corresponde a los españoles.

Para Krugman, los problemas de España no se deben a malos manejos o irresponsabilidad fiscal, sino que son producto de la desigual forma en que esta crisis atacó la economía de los diferentes países de la región. Esta desigualdad económica era un problema ya bien conocido desde antes que se desatara la crisis, pero hizo eclosión con ella.

Para Krugman, la Economía y la Historia tienen una simplicidad clásica, casi de libros de texto, y esto es algo que se veía venir a poco que se planteara el tema.

El problema primigenio fue la burbuja inmobiliaria, y cuando ésta estalló, dejó a economías como la de España con una demanda doméstica muy limitada y poco competitiva en la zona euro por los costes laborales y el alza de precios.

Es en estos momentos en que pareciera que la situación está tomando muy lentamente el camino de la normalidad, que España se muestra como condenada a sufrir los efectos de la deflación y de un panorama de paro muy por encima de lo normal durante varios años.

Hay ahora un fuerte déficit que es consecuencia y no causa de la crisis, pero ¿quién tiene la culpa de este presente?.

Krugman mismo se responde al asegurar que parte de la responsabilidad es de la élite política de Europa, que presionó durante años para tener una moneda única, y ahora muchos países están pagando las consecuencias de ese accionar.

Pero terminar con el euro traería a las naciones de la Eurozona costes inmensos imposibles de afrontar, por lo cual naciones como España están condenadas a mantener su creación y evitar así una desestabilización que a no dudarlo sería fatal para las finanzas del país.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies