Las exigencias a Grecia son cada vez mayores

Las más altas autoridades del Eurogrupo, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea siguen exigiendo a la administración de George Papandreu en Grecia la adopción de más y más medidas adicionales para sanear sus finanzas y recuperar la confianza de los mercados internacionales en esta crisis global que todavía castiga duramente a los griegos.

Estas peticiones se redoblaron después de conocerse que el PIB griego se contrajo un 0,8% en el último trimestre del año pasado, lo que representa un deterioro económico muy superior al previsto, amén de que el PIB medio de la UE experimentó una subida débil pero subida al fin del 0,1%.

Durante el transcurso de todo el 2.009, la economía griega se contrajo algo más del 2%, lo que dificultó todavía más la resolución de la crisis de la deuda pública de ese país.

Sin embargo Papandreu se comprometió ante sus pares europeos a reducir el déficit público en el 2.010 del 12,7 al 8,7%, cuatro puntos porcentuales que hoy por hoy parecen muy difíciles de lograr, ya que la contracción de la economía traerá aparejada una menor recaudación impositiva y entonces deberán redoblarse los esfuerzos para reducir el déficit.

El nuevo Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, el finlandés Olli Rehn le pidió al gobierno griego a través de un comunicado “que haga todo lo necesario, incluyendo las medidas adicionales que consideren insoslayables, para garantizar los ambiciosos objetivos que se ha propuesto y seguir gozando así de la confianza y la ayuda de sus vecinos de la Eurozona y de los distintos organismos internacionales”.

Jürgen Stark, miembro del directorio del BCE, que no se caracteriza por la suavidad de sus declaraciones, insistió en que Grecia debe tomar nuevas y urgentes medidas si no quiere “desaparecer” del ámbito financiero internacional a corto plazo dado el claro deterioro de la situación del país helénico.

Stark rechazó de plano la ayuda bilateral a Grecia por parte de determinadas naciones de la Eurozona, y aseguró que sólo es posible una ayuda global de toda la región a través de los canales financieros grupales y convencionales.

Debemos recordar que la semana pasada los líderes europeos se comprometieron a ayudar a Grecia sin precisar ningún instrumento financiero concreto. La fórmula usada para expresar la solidaridad con la gestión de Papandreu se centró en una declaración política para tomar las medidas necesarias que garanticen la estabilidad financiera de la zona euro en su conjunto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies