La década 2.010/2.020 quedará en la historia como la década del vértigo por la supervivencia

Todos los estudiosos de la marcha de los distintos parámetros que conviven en el desarrollo de la especie humana a lo largo del tiempo, no dudan en calificar a la década que irá entre el 2.010 y el 2.020, y que recién acaba de comenzar, como la década del vértigo.

Ya de por sí es una década que comenzó con el arrastre de un par de años de la crisis económica global más grande de que se tenga memoria, y eso de ninguna manera es poca cosa como para no influir en el desarrollo mundial de los años inmediatos venideros.

No son pocos los que opinan que la situación de crisis que se vivió de forma tremenda en los dos últimos años y todavía tiene a buena parte del mundo en jaque derivará sin dudas en la instauración de un nuevo “statu quo” hacia fines de esta década, y ya nada volverá a ser como antes, ni siquiera en muchos aspectos parecido a lo hoy conocemos como “el orden mundial imperante” (o desorden mundial en la actualidad).

La globalización logró que la economía mundial, entre otros aspectos importantes de la sociedad actual, esté totalmente interrelacionada entre otras cosas por la consolidación de los oligopolios, la convergencia tecnológica y los intereses mutuos.

Sería irracional pensar que una crisis como la desatada en los Estados Unidos, amén de haber comenzado en el país más importante del planeta, no interfiera en la marcha del resto de las naciones del globo, independientemente de su importancia relativa en el concierto de las naciones.

A algunos les perjudicará más y a otros menos, pero nadie va a quedar a salvo en los próximos años de las consecuencias de este desastre económico y financiero.

De aquí a no más de cinco años en el peor de los casos, los denominados “Países del Primer Mundo” estarán obligados a implementar y sostener a toda costa en forma vertiginosa medidas proteccionistas bajo quizás la fantasiosa denominación de “fomento del consumo de productos nacionales”.

Es muy probable que la mayoría de estas medidas proteccionistas estén dirigidas a la industria agroalimentaria, que en las actuales condiciones en que se maneja el planeta y que parece conducir irremediablemente a una nueva crisis alimentaria planetaria, debe ser preservada a toda costa, al menos en los planes gubernamentales de la inmensa mayoría de los países.

No ha terminado todavía la crisis financiera global, y ya los entendidos están preparando las armas para enfrentar la según parece segura crisis alimentaria que se nos viene encima a los pobres seres humanos…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies