España es advertida por segunda vez por S&P sobre la baja de su calificación

La agencia calificadora de riesgos Standard & Poor’s le envió al gobierno de España hace apenas unos días una segunda advertencia al mantener la perspectiva negativa acerca de la calificación a largo plazo AA+, la que se había establecido el pasado 9 de diciembre.

S&P ya le quitó la máxima nota a la deuda pública española (AAA) a pesar de que las otras dos grandes calificadoras de riesgo, Fitch y Moody’s todavía la mantienen.

Si S&P vuelve a bajar la calificación, los títulos del tesoro tendrían un coste mucho mayor para ser colocados.

Para S&P opina que finalmente esto va a ocurrir en caso de que no se tomen medidas más agresivas y concretas para poder hacerle frente a los desequilibrios fiscales y económicos por los que atraviesa España.

La debilidad de las condiciones de crecimiento podrían dañar seriamente el plan de consolidación fiscal del gobierno de Rodríguez Zapatero.

S&P dice en su informe que mantiene la perspectiva negativa que tiene desde hace meses sobre el comportamiento de España y que la actual situación no hace sino predecir nuevas rebajas de la calificación del país en los próximos dos años, ante la evidente ausencia de medidas concretas.

La calificadora cree que es muy probable que el déficit público se mantenga por encima del 5% del PIB anual por lo menos hasta el año 2.013, a pesar de las previsiones oficiales de reducirlo a un máximo del 3% para esa fecha.

Por lo tanto, las cifras apuntarían a que el endeudamiento del Estado suba al 80% del PIB en el año 2.012.

S&P desconfía de las metas que figuran en el presupuesto español, y cree que el éxito de las medidas propuestas será mucho más débil al esperado.

Advierte considerables riesgos en los planes de consolidación fiscal del gobierno, los que todavía no fueron claramente especificados, y ve serios riesgos a la baja con respecto a las previsiones de ingresos que maneja la administración central por ser la base fiscal de España muy sensible a la demanda interna, hoy sumamente debilitada por efectos de la crisis económica global que todavía no abandonó territorio español.

Finalmente S&P augura un crecimiento medio anual del PIB de España del 0,6% entre 2.010 y 2.013, lo que representa menos de la mitad del 1,5% pronosticado por el gobierno, y a todas luces difícil de llevar a cabo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies