Hacia fines del año pasado Estados Unidos creció más de lo esperado

La economía de los Estados Unidos terminó el año 2.009 con un repunte mayor al esperado, cobrando una fuerza inusitada.

La actividad económica sufrió una expansión en el cuarto trimestre a una tasa anualizada del 5,9%, es decir dos décimas más de lo que se había anticipado un mes atrás.

Las causas de esta imprevista mejoría, después de largos meses de recesión por la crisis económica global, parece deberse a que la inversión de las empresas es mayor a la esperada y reponen rápidamente sus existencias.

Este ritmo de crecimiento es el mayor observado desde el tercer trimestre del año 2.003 y supera el 2,2% obtenido en el tercer trimestre del año pasado.

De cualquier forma, el repunte de la segunda mitad del año no pudo evitar que durante el total del 2.009 la economía estadounidense sufriera una contracción del 2,4% comparándola con el 2.008, en la peor cifra desde 1.946.

No son pocos los analistas que opinan que la solidez del repunte económico es un espejismo, ya que está sustentado en que las empresas no están liquidando inventarios de una forma tan agresiva como sucedió en el peor momento de la recesión.

Si se descuenta ese indicador, resulta ser que el crecimiento fue del 1,9%.

Lo cierto es que la demanda real sigue siendo muy débil y frágil, ya que creció un 1,7%, lo que representa tres décimas menos de lo que se había estimado en un principio.

En el trimestre anterior, el consumo tuvo una subida del 2,8% por obra y gracia de los incentivos fiscales a la compra de vehículos eficientes.

Las empresas gastaron más, con un incremento de la inversión del 6,5%, casi el doble de lo previsto y frente a un 6% de caída en los tres meses previos.

La vivienda también contribuyó al crecimiento, aunque menos de lo esperado.

Debemos recordar que en el tercer trimestre del año pasado la construcción sufrió un gran impulso por el otorgamiento de créditos fiscales a los primeros compradores.

El repunte se basa en factores temporales, por lo que los entendidos son cautos y afirman que hay que esperar varios meses más para ver el estado real de la economía estadounidense.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies