Portugal toma medidas impositivas para reducir el muy alto déficit público

El Gobierno de Portugal anunció en las últimas horas un agresivo plan de austeridad en una apuesta por reducir el elevado déficit público que muestra su economía como consecuencia de la crisis global.

Este plan contempla entre otras medidas un fuerte recorte del gasto público y recomienda en cierta forma la idea de la “contención salarial”.

El Poder Ejecutivo está trabajando sobre varias ideas, entre las cuales figura un nuevo impuesto de alrededor del 45% para aquellas personas que tengan una renta anual que supere los 150.000 euros.

Además el ministro de finanzas portugués, Fernando Teixeira, dio a conocer otras medidas de inminente aplicación elevar las tasas a las plusvalías obtenidas en la Bolsa al 20%, poner un límite a los salarios de los funcionarios, recortar las prestaciones sociales y retrasar la puesta en marcha de algunas importantes obras de infraestructura, como el AVE entre Lisboa, Oporto y Vigo.

Esta última medida puede que reduzca algo los gastos estatales, pero seguramente irá en detrimento del empleo que obras de esta envergadura generarían en la castigada sociedad lusitana.

Teixeira aseguró que el sueldo de los funcionarios públicos va a ser congelado durante todo el presente año y ya advirtió que no debe haber muchas expectativas en cuanto a que los salarios puedan ser equiparados a lo largo del año a las cifras inflacionarias.

Portugal está a punto de embarcarse en un plan de fuerte contención salarial, probablemente como nunca antes haya ocurrido. Este camino de salarios bajos y contenidos se hará por supuesto extensible a todos los trabajadores de las empresas públicas, además de invitar al ámbito privado a sumarse a esta medida tan impopular como inquietante.

Al igual que lo que está ocurriendo con Grecia y España, el plan va a ser enviado a Bruselas para su consideración y aprobación, y espera reducir el déficit público hasta un 2,8% en el año 2.013, desde el 8,3% con que se ha cerrado el ejercicio económico del 2.009.

Al mismo tiempo que se espera el visto bueno de Bruselas, Portugal intenta convencer a los mercados de la seriedad del plan adoptado para bajar los números rojos de la economía portuguesa, el mismo problema que en estos momentos también enfrentan, como decíamos, España, Grecia e Irlanda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies