La CAF le da créditos a Haití y Chile por los terremotos

La Corporación Andina de Fomento (CAF) decidió en muy pocas horas poner a disposición de las repúblicas de Haití y Chile dos créditos por 200 y 300 millones de dólares, respectivamente, para comenzar a paliar en algo la terrible situación que atraviesan ambos países por los terremotos que devastaron buena parte de sus territorios en las últimas semanas.

El anuncio fue hecho en persona por el secretario general del organismo regional, Enrique García.

Haití es una nación que no está asociada al organismo multilateral de crédito, pero igualmente se tomó la decisión de ofrecerle ayuda en forma inmediata.

De los 200 millones de dólares que están disponibles para Haití, el gobierno de Venezuela se hará responsable de la mitad de esa suma, 100 millones.

Fue el propio presidente venezolano Hugo Chávez quien en la última cumbre de la CAF pidió al organismo créditos para Haití, pero con la condición de que esos préstamos fuesen devueltos por otros Estados miembros que no estuvieran pasando por la afligente situación del país caribeño, como consecuencia de varios factores confluyentes entre los que se encuentra por supuesto la crisis global que asoló a todo el mundo y de la cual todavía el planeta se está recuperando.

Chávez insistió en la reciente cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que la CAF debe poner en marcha en forma urgente mecanismos financieros que permitan a los países accionistas poder canalizar recursos para atender las necesidades básicas de reconstrucción sobre todo de Haití, sin dudas la nación más perjudicada de las dos, por su débil economía e infraestructura, que sufrieron tan terribles cataclismos.

García destacó que el propio organismo donó a modo simbólico y para fomentar ese mecanismo en los otros países miembros, la suma de 1,25 millones de dólares a Haití.

En el caso de Chile, la CAF aprobó una “facilidad de financiamiento” por 300 millones de la divisa estadounidense.

Con estos recursos, sostiene García que Chile le podrá hacer frente al inicio de las actividades de atención primaria de los damnificados, y comenzar con la restitución provisional de los servicios críticos, tales como hospitales, escuelas, sistemas de comunicación, agua potable, saneamiento y energía.

Es muchísimo lo que debe hacerse para la reconstrucción tanto de Haití como de Chile, y Latinoamérica ha comenzado, dentro de sus posibilidades, a hacer llegar a ambas naciones la ayuda necesaria e imprescindible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies