Al inicio de la crisis, Lehman Brothers recurrió a trucos varios para ocultar su bancarrota

En un informe que se dio a conocer hace pocos días y que fue encargado por los Tribunales de Nueva York que sustancian las diferentes causas derivadas de los presuntos ilícitos que dieron en su oportunidad origen a lo que después se convertiría en esta crisis económica global que aún muestra algunas consecuencias, confirman que el desaparecido Banco de Inversiones Lehman Brothers recurrió en su momento a trucos de contabilidad para ocultar que estaba quebrado varias semanas antes de declararse en bancarrota en setiembre del 2.008.

A pesar de estas novedades, a todas luces no compatibles con la ley, los auditores externos informaron que en estas prácticas totalmente irregulares no se cometió ningún delito.

Estas conclusiones figuran en un nada despreciable informe de 2.200 páginas del Estudio de Abogados de Jenner & Block, donde el grupo de auditores dirigido por el internacionalmente conocido abogado especialista en temas económicos Anton Valukas da a conocer la investigación de más de 1 año que llevaron adelante para intentar identificar a los responsables de la quiebre de la entidad de los Estados Unidos, cuya caída en el otoño del 2.008 fue prácticamente el detonante del comienzo de la crisis global y dejó a todo el sistema financiero internacional cerca del colapso total.

Para los auditores, algunas de las decisiones del equipo directivo de Lehman Brothers pueden ser cuestionadas, pero habida cuenta de que su sistema de valoración de activos no era de ninguna forma el adecuado a las circunstancias del momento, ellos se guiaron por su juicio como economistas y no fueron los principales responsables de la bancarrota.

Aún así, el informe deja las puertas abiertas para posibles demandas contra ciertos directivos, como el ex Jefe Ejecutivo de Lehman Dick Fuld y algunos Directores financieros, por supuesta negligencia o incumplimiento de los deberes fiduciarios, aunque no hay evidencia explícita de que hayan violado explícita y voluntariamente sus obligaciones.

Tampoco pudieron encontrarse indicios ciertos que demuestren las acusaciones de negligencia y mala práctica profesional contra la Empresa por entonces auditora del Banco, Ernst & Young.

El mismo informe termina diciendo que sí hay indicios de que se podrían iniciar acciones legales contra el JPMorgan y el Citigroup para reclamar 16.000 millones de dólares que estas entidades tomaron del Tesoro de Lehman Brothers en concepto de garantías, cuando ya se sabía el fin de la entidad en problemas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies