El gobierno alemán cree que los países de la Eurozona que no puedan ajustar sus sistemas financieros deberían dejar la zona del euro

El ministro alemán de finanzas, Wolfgang Schäuble, manifestó en un artículo que escribió para el periódico británico Financial Times que “si un miembro de la Eurozona no es capaz al fin de consolidar su presupuesto o recuperar su competitividad, este país en última instancia debería dejar la Unión monetaria aunque podría seguir como miembro de la Unión Europea”.

Estas declaraciones fueron tomadas por todos los especialistas como un ultimátum para restaurar cuanto antes la confianza en la moneda común de la Eurozona.

Para las autoridades alemanas parecen haberse terminado las épocas de aplicar paños paliativos. Berlín no está dispuesta a que se siga poniendo en duda la fortaleza del euro.

Para Schäuble, la crisis debe superarse rápidamente, sino se corre el riesgo de erosionar la imagen de solidez que hasta el comienzo de la crisis económica global venía dando la moneda única de la región.

Recalcó que a nadie debe escapársele que el euro debe ser igual de estable que lo fue el marco alemán, con baja inflación y costes financieros tradicionalmente bajos.

Siempre Alemania se ampara en la estabilidad que mostró su moneda, y que fue lograda con muchísimo esfuerzo, después de la segunda guerra mundial. La ahora primer potencia europea pudo frenar el fantasma de la hiperinflación que por ejemplo tuvo en el año 1.923, después de la primera gran guerra, y que marcó a fuego la memoria colectiva de los germanos.

El ministro alemán propone en la nota duras y concretas medidas para recuperar la confianza en el euro.

“A partir de ahora, los países que se mantengan en una situación de déficit excesivo no van a volver a recibir fondos de cohesión si no demuestran fehacientemente que están haciendo el suficiente ahorro y esfuerzo para salir de su situación”.

Las advertencias de Schäuble se llevan a cabo apenas unos pocos días antes de la reunión del eurogrupo y del consejo Ecofín, o sea el grupo de ministros de finanzas de la Unión Europea, para examinar sobre todo la actual situación de Grecia.

Bruselas también está a punto de presentar una serie de recomendaciones a los programas de estabilidad de varios países de la región, como ser España, Alemania, Austria, Irlanda, Holanda y algunos otros.

Se les pedirá en todos los casos un mayor esfuerzo para reducir el déficit que han previsto en los respectivos planes presentados a la Comisión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies