En la Argentina hay fuertes sacudones por la presidencia del Banco Central

La República Argentina, aunque ya recuperada en lo macroeconómico de los graves problemas que al igual que el resto de los países enfrentó como consecuencia de la crisis económica global, tiene ahora serios inconvenientes internos, de palpable raíz no tanto económica sino política, para definir en el marco de la Constitución quién va a ocupar la presidencia del Banco Central de la República Argentina (BCRA), un puesto clave en el andamiaje económico y financiero de cualquier país por tratarse de un organismo independiente responsable de la emisión monetaria.

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner pudo frenar al menos hasta ahora los embates de la oposición parlamentaria contra la presidenta del BCRA Mercedes Marcó del Pont, quien está siendo blanco de una dura discusión política por su declarado y ejecutado apoyo al uso de reservas del Banco Central para el pago de deuda internacional decidido por el Ejecutivo.

La oposición impugnó el giro de ese dinero del BCRA al Poder Ejecutivo, más de 6.000 millones de dólares, por entender que no había pasado el pedido de la presidencia, como marca la carta orgánica del Banco, por los escaños del Parlamento para su tratamiento, a lo que el Ejecutivo respondió que el dinero había sido transferido como consecuencia de un DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia) ante la inminencia de los vencimientos del pago de los servicios de la deuda y el muy fuerte superávit que tiene en estos momentos el BCRA en sus arcas, que supera largamente la base monetaria instaurada por ley en el país.

Ahora es el Senado de la Nación quien tiene en sus manos la permanencia del Marcó del Pont al frente del Banco Central, ya que con su votación deberá decidir esta semana si se mantiene en su cargo o se la remueve con las consecuencias hasta de acciones legales en su contra por supuesta negligencia en el cumplimiento de los deberes de un funcionario público de su rango.

Pero la cosa, que hasta hace poco parecía bastante sencilla para el arco opositor, parece complicársele ahora, puesto que el matrimonio formado por la presidenta Cristina Fernández y el actual Diputado y ex presidente Néstor Kirchner, ambos de fuerte poder político en el país, aseguran haber tejido alianzas con al menos dos senadores independientes que iban a votar en contra de la permanencia de Marcó del Pônt al frente del Central en una votación muy reñida, y ahora han declarado públicamente su intención de hacer exactamente lo contrario, es decir emitir su voto a favor de la permanencia de la Licenciada del Pont en su puesto.

Nadie en la Argentina, ni la oposición y menos el oficialismo, discute la capacidad e idoneidad de Marcó del Pont para ocupar la presidencia del BCRA. Pero las apetencias políticas pueden más y todo se vio hasta ahora envuelto en una suerte de comedia de enredos, con amenazas y fuertes declaraciones cruzadas incluidas.

Habrá que ver en un par de días si la situación se despeja o termina todo una vez más en la Corte Suprema de Justicia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies