El Banco Mundial asegura que Latinoamérica hizo lo correcto para superar la crisis global

Pamela Cox, la vicepresidenta del Banco Mundial para Latinoamérica y el Caribe, afirmó en una entrevista que le concedió a la agencia de noticias EFE en la ciudad brasileña de Foz do Iguazú, donde asiste a la Segunda Conferencia Latinoamericana de saneamiento, que la gran mayoría de los países de la región resolvieron muy bien la crisis económica global que heredaron, al igual que el resto del mundo, de la debacle bancaria e inmobiliaria de los Estados Unidos en el otoño del 2.008.

Cox atribuye sobre todo el éxito de esta recuperación a que las naciones latinoamericanas apostaron y siguieron con aplicación y decisión las políticas macroeconómicas que sugirió el BM durante el último lustro, las que hicieron que los efectos nocivos que todavía se sienten en varios países de Europa, como es el caso de España, hayan pasado en forma mucho más leve por todo el continente sud y centroamericano.

En casi toda Latinoamérica se redujo la deuda externa, se reformó el sistema financiero y, sobre todo, se pusieron en práctica las lecciones aprendidas de los muchos problemas del pasado, afirmó Cox al explicar cómo se pudo salir de semejante crisis con una infraestructura en todo sentido bastante inferior a la que presentan, por ejemplo, los países de la Eurozona.

De cualquier manera, la funcionaria del BM no dejó de reconocer que la crisis afectó mucho sobre todo a algunos países de Centroamérica y el Caribe, los que en su mayor parte tienen una estrecha vinculación con los Estados Unidos y se vieron más afectados por el “tremendo traspié del gigante”.

Sus economías sufrieron en carne propia los vaivenes, casi siempre hacia abajo, que en estos últimos 18 meses tuvieron que enfrentar los estadounidenses, de los cuales se están apenas recuperando todavía con algunas recaídas, sobre todo en materia laboral por las altas tasas de desempleo que no ceden.

También aprovechó Cox la ocasión para defender con vehemencia el comportamiento de las instituciones multilaterales de crédito durante la crisis, al afirmar por ejemplo que el BM hizo en estos meses de zozobra más préstamos que en toda su historia.

Solamente durante el 2.009, el Banco Mundial invirtió 14.000 millones de dólares en Latinoamérica, tres veces más de lo que había invertido hasta el comienzo de la debacle económica.

Pero al parecer ese dinero sirvió y fue suficiente para que la región pudiera mantenerse a flote en medio de la tormenta y salir de ella con daños que comparativamente pueden ser considerados como “menores”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies