Portugal empeora su situación de acuerdo a las principales agencias calificadoras de riesgo

Fitch, una de las agencias calificadoras de riesgo más importantes del mundo, bajó un escalón la calidad de la deuda de Portugal, pasándola de AA a AA-, todo esto a causa de su elevado déficit. Además colocó su futuro inmediato en perspectiva negativa, por lo que se supone que en el mediano plazo su calificación puede volver a ser revisada a la baja.

Es de esperar que la baja en la calificación complique el panorama de los portugueses en cuanto a su financiación por parte del Banco Central Europeo, e indirectamente puede también perjudicar, como de hecho ya sucedió, al resto de las Bolsa europeas por el temor que se expandió en las últimas semanas entre los inversores de que la crisis que se desató en su momento en Grecia termine por complicar seriamente a todas las economías consideradas más débiles de la Eurozona.

De cualquier forma, y como era de esperarse al menos por el momento, las Bolsas más fuertes y menos expuestas de la región, tal el caso de Franckfort y Londres, no se vieron afectadas y pudieron cerrar sus respectivas sesiones con saldo positivo.

El euro por su parte tampoco pudo sustraerse a los vaivenes que genera el plan de rescate a Grecia y su incidencia en las economías de su zona de acción, lo que lo llevó a cerrar en las últimas jornadas en los valores más bajos de los últimos diez meses, cotizando por debajo de 1,34 dólares por unidad.

En España el Ibex 35 cerró con bajas del 1,18%, París cayó un 0,07%, Wall Street cerró en Nueva York con pérdidas del 0,22%, mientras que, como decíamos anteriormente, Frankfort y Londres lograron una moderada subida de 0,36 y 0,07% respectivamente. Al igual que lo que sucede generalmente en estos casos, la razón esgrimida por Fitch para bajar la calificación de la deuda soberana lusitana es la muy difícil situación de sus finanzas públicas.

Portugal terminó el año anterior con un déficit del 8,3%, y del mismo modo que Grecia o España tuvo que poner en marcha de manera urgente un muy duro plan de austeridad para retornar su déficit a valores por debajo del 3%, el límite impuesto para los países de la Eurozona.

Para Fitch, las medidas tomadas por el gobierno portugués difícilmente sean suficientes en los próximos dos años para contrarrestar el deterioro de la situación económica del país, sobre todo en el bienio 2.012/2.013, para cuando anticipa graves problemas macroeconómicos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies