Argentina y Brasil siguen intentando limar sus diferencias comerciales

Hace apenas un par de días, el jueves y viernes pasados, delegaciones gubernamentales de Argentina y Brasil se reunieron en Brasilia en un nuevo intento por suavizar las tensiones que últimamente presentan las relaciones comerciales bilaterales entre las dos grandes potencias de Latinoamérica.

Estas tensiones nacieron con la crisis financiera global, cuando ambos países aplicaron medidas proteccionistas por fuera del Mercosur ante la grave situación por la que atravesaba el planeta.

Ahora que al menos en la mayoría de las naciones latinoamericanas la crisis parece haber perdido fuerzas y las economías regionales se encuentran en franca recuperación, argentinos y brasileños continuarán con las reuniones que comenzaron a realizarse en febrero pasado en Buenos Aires, donde quedaron varios temas pendientes en cuanto a comercio bilateral, aunque primó en todo momento la idea de que debía respetarse por sobre todas las cuestiones locales una “integración positiva entre dos países hermanos” según palabras del canciller brasileño Celso Amorim.

Recordemos que el momento de mayor tensión surgió cuando, en plena crisis global, Argentina impuso una serie de licencias no automáticas a algunas de sus importaciones desde Brasil, a lo que los brasileños respondieron de igual modo, complicando así el comercio entre ambas naciones y con el resto del Mercosur, es decir Uruguay y Paraguay, los considerados sin mencionarlo “socios menores” de la principal alianza latinoamericana.

Estas tristemente famosas licencias no automáticas pueden llegar a demorar el ingreso de los productos provenientes de los países vecinos a veces por más de dos meses con el consiguiente trastorno económico, por lo que se produjeron muchas quejas sobre todo de los industriales brasileños, los más afectados por las medidas tomadas por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Pasados ya varios meses, estas medidas se retrotrajeron al estado previo a la crisis en algunos productos, pero en otros todavía persisten y esos son los que en las reuniones de estos últimos días se está tratando de solucionar convenientemente para ambos países.

Las delegaciones presididas por el Secretario de Industria de la Argentina, Eduardo Bianchi, y por el Secretario de Comercio Exterior del Brasil, Walter Barral, se reunieron en la convicción de que los resultados serían sin lugar a dudas la reducción al menos parcial de las restricciones comerciales entre ambas naciones, de acuerdo al pedido expreso de ambos Presidentes, Cristina Fernández y Luis Inàcio Lula Da Silva.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies