De acuerdo a sus cálculos, el Banco de España contradice lo previsto por el Gobierno en cuanto a la recuperación

Para el Banco de España la economía española caerá en el transcurso del 2.010 no menos del 0,4%, una décima más de lo que prevé la administración de Rodríguez Zapatero, y siguiendo con el arrastre de la retracción producida por la crisis económica global.

Para el 2.011 estima que comenzará a esbozarse un leve crecimiento, pero también será con bastante menos bríos que lo que el Gobierno anunció.

Según los cálculos efectuados por las autoridades del Banco, y mientras se esperan los datos del desenvolvimiento de la economía de España en el primer trimestre de este año en comparación con el primer trimestre del 2.009, las previsiones de recuperación para el año próximo podrían rondar en no más del 0,8%, lo que implica un 1% que lo que pronostica el Ejecutivo.

Para el Banco de España, las máximas desviaciones al alza de lo estimado por las autoridades del Gobierno se estarían dando en el déficit público, algo que de concretarse verdaderamente lo que éstas vienen prometiendo, podría minimizarse aunque sea en parte.

El tema del paro en territorio español, realmente un problema muy grave, tampoco presenta horizontes muy claros.

Para el Banco, éste seguirá creciendo en el 2.011 aunque bajará el ritmo de crecimiento, y probablemente el próximo ejercicio se cierre con una tasa de parados del 19,7%, es decir tres décimas más que en el 2.010 y marcando la tasa más alta desde el comienzo de la crisis.

De cara a estas estimaciones, el organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez estima que la creación de empleo recién se empezaría a concretar en los dos últimos trimestres del año que viene, coincidiendo con el inicio de la caída del desempleo.

Además se muestra a favor de una reforma laboral que implique costes de despidos inferiores al actual, lo que podría alentar a los empresarios a arriesgarse más a contratar personal sin tener que preocuparse tanto por lo que les saldría tener que despedir a esos trabajadores en caso que la situación no mejore a largo plazo.

Pero la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega recordó que en sus planes no figura una reforma laboral en ese sentido, al asegurar que la decisión del Poder Ejecutivo dentro del Diálogo Social no es provocar “una merma en los derechos del ciudadano”.

Finalmente, y en cuanto a otro tema muy espinoso como lo es el del déficit público, el Gobierno espera terminar el 2.010 en alrededor del 9,8% del PIB, es decir 1,2% menos que en el 2.009, mientras que para el Banco de España esa cifra de ningún modo será inferior al 10,2%.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies