Para salvar la reforma laboral, el gobierno condonaría deudas de las empresas por casi 3.000 millones de euros

La reforma laboral en España entra en su fase decisiva y terminal.

Y el Gobierno está dispuesto a conceder rebajas en las cotizaciones sociales de hasta 1% si con esto consigue que se firme un acuerdo más amplio. Sería algo así como una medida simbólica, una señal a la patronal en lo que hasta ahora es su principal demanda en la mesa de diálogo social.

El Ministerio de Trabajo se había negado hasta ahora a conceder esta rebaja, ya que como es bien sabido por todos las cuentas públicas de la administración de Rodríguez Zapatero no están en condiciones de hacer nuevas concesiones.

El Ejecutivo entregará a los agentes sociales un borrador de la reforma el próximo 12 de abril, unos veinte días después de la última reunión tripartita. No es de esperarse que este borrador incluya la rebaja de cuotas, ya que se cree que el poder Ejecutivo tiene esta posibilidad como un último recurso para salvar las negociaciones, cuyo plazo expira a fin de mes.

Por cada punto que se rebajen las cotizaciones serán alrededor de 2.500 millones de euros menos los que ingresen a las arcas gubernamentales, lo que significa una merma demasiado importante como para renunciar a ella sin más ni más.

Es probable que la caída de ingresos se produzca por una merma en la aportación que hacen las empresas por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Ya el Ministerio dio señales al rebajar el aporte a las empresas que reduzcan la siniestralidad.

Pero el problema mayor reside en que aunque el Ejecutivo esté dispuesto a resignar esa cantidad de dinero, eso no le asegurará que la CEOE acepte las nuevas condiciones.

Los empresarios están pidiendo una rebaja de al menos 5 puntos, que significan unos 12.500 millones de euros, y por lo tanto considerar insuficiente lo que ofrece el gobierno y hacer abortar las tratativas.

En España perdonar dinero a las empresas significaría que se deban subir los ingresos fiscales por otro lado, probablemente aumentando la carga tributaria de la población. Y eso nadie parece estar dispuesto a concederlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies