El presidente del BCE no cree en la posibilidad de que Grecia quiebre

Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo (BCE) y encargado de velar por la vida y la buena salud del euro, descartó de plano la posibilidad de que Grecia entre en bancarrota.

Con los datos de los que dispone por estos días el BCE, Trichet aseguró que la suspensión de pagos de los griegos “no es una posibilidad” que se maneje ni remotamente en la actualidad.

Estas afirmaciones fueron hechas en el marco de la conferencia de prensa mensual que el titular del BCE brinda al periodismo, y que se llevó a cabo en la ciudad de Francfort. Durante dicha conferencia, Trichet no dudó en afirmar que el compromiso de la Unión Europea para el plan de rescate a Grecia es “muy serio” y con posibilidades de éxito casi totales.

El BCE tiene previsto continuar con la aceptación de activos de segunda categoría en concepto de garantía para los préstamos, con lo cual los griegos podrán seguir utilizando sus bonos públicos como avales a pesar de no contar quizás con la confianza necesaria que se estila en los mercados internacionales de primer orden.

En cuanto a los tipos de interés, la autoridad monetaria europea indicó que éstos seguirán en el mínimo histórico del 1% que tienen desde hace ya un año.

Esta es una decisión que sin dudas va a beneficiar sobre todo a los países con problemas presupuestarios más serios.

A pesar de que Trichet niega que la aceptación de garantías de segundo orden tenga que ver con la situación griega, los analistas estiman que es una forma indirecta en que el BCE está ayudando a la nación helénica, al permitirle usar sus propios bonos como garantía y no tener que salir a buscarlos mucho más caros al mercado internacional.

Otro momento sustancioso de la reunión de prensa fue aquél en el que el presidente del BCE intentó por todos los medios a su alcance echar por tierra con la idea generalizada de que a la institución que preside le moleste la participación del FMI en el operativo de rescate de un país europeo.

“No hay ningún inconveniente en la intervención del FMI”, afirmó, “lo importante es que todos los gobiernos europeos asuman su parte de responsabilidad en el problema, porque todos compartimos un destino común”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies