El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos ralentiza las expectativas de crecimiento de su país

Ben Bernanke, el presidente de la Fed de los Estados Unidos declaró que la recuperación del mercado laboral estadounidense, mucho más lenta de lo previsto y el alto déficit fiscal que presentan las cuentas estatales son dos temas candentes que obligarán a la administración de Barack Obama a tomar decisiones difíciles para superarlos lo más rápidamente posible.

En su alocución ante el Congreso estadounidense, Bernanke aseguró que si bien es totalmente cierto que la economía de los Estados Unidos está en la senda de la recuperación, ésta se está produciendo a un ritmo menor al esperado en un principio.

Entre os obstáculos a vencer, Bernanke señaló la debilidad del sector inmobiliario y del mercado laboral. En cuanto al déficit público, en el peor de los escenarios, previno que podría alcanzar para el año 2.020 más del 9% del PIB estadounidense.

Recordó que durante el transcurrir de toda la crisis económica global, el mercado laboral fue duramente castigado habiendo sido quizás el punto más débil del andamiaje y el entramado social de la nación.

Si bien en los últimos meses parece haberse ralentizado el ritmo de crecimiento del número de parados, es obvio decir que restaurar ocho millones y medio de empleos que se perdieron en los dos últimos años no va a ser una tarea fácil, que tomará su tiempo y deberá pagar altos costos sociales.

Ésta es la principal asignatura pendiente del gobierno central y de las administraciones regionales, puesto que es impensable una recuperación definitiva y duradera si hay tantos trabajadores sin empleo, siendo en la actualidad la tasa de desempleo de prácticamente el 10% de la población económicamente activa.

El país viene arrastrando desde el inicio de la crisis un alto déficit fiscal, que en el ejercicio del año pasado alcanzó los 1,4 billones de dólares, lo que representa el 9,9% del PIB nacional.

Esta es según Bernanke otra de las lacras que anclará la recuperación rápida de la crisis.

Ahora que se están esbozando los primeros síntomas de recuperación económica, es necesario bajar los estímulos fiscales para comenzar a recomponer la recaudación del gobierno. Esto es algo en lo que el presidente de la Fed viene insistiendo desde hace meses.

Los cálculos má optimistas creen que habría que llevar el déficit al 4 ó 5% anual en los próximos diez años, reubicando además la deuda pública en alrededor del 70% del PIB.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies