Goldman Sachs es acusado de fraude por las autoridades estadounidenses

Goldman Sachs, que ahora se sabe a medida que se va tomando distancia de la crisis financiera global que fue el gran sobreviviente de la misma, fue acusado de fraude por la autoridad reguladora del mercado de valores de los Estados Unidos.

Esto se debe a las operaciones no claras que llevó a cabo con deuda estructurada relacionada a las hipotecas subprime, que fueron ni más ni menos que los activos tóxicos que detonaron esta crisis mundial sin precedentes.

La entidad, conocida en los medios financieros estadounidenses como “el guardián de Wall Street”, sufría en las últimas horas una caída del 13% en sus títulos, luego de conocerse la noticia de que antes y durante la crisis creó y comercializó activos sintéticos a sabiendas de que eran problemáticos y seguramente traerían aparejados graves problemas al andamiaje financiero estadounidense y mundial.

La autoridad reguladora estadounidense pone en el centro de las operciones fraudulentas a uno de los vicepresidentes de la Empresa, de 31 años de edad, que actualmente se desempeña en la sucursal de Goldman en Londres, y menciona además al fondo de alto riesgo de John Paulson, uno de esos personajes especuladores a nivel mundial que más se benefició con el colapso global del mercado hipotecario por tener datos que hacían presagiar el estallido de la burbuja inmobiliaria que después se produjo echando por tierra la economía y las finanzas de buena parte de las naciones del mundo.

El sistema financiero de este tal John Paulson colaboró activamente en la elección y estructuración de esas obligaciones de deuda, en las que indefectiblemente tomaba posiciones a la baja, con los consiguientes beneficios.

Ahora se comprueba que el fraude, según toda la documentación recogida en estos meses, se ideó en abril del 2.007 en la época en que el negocio de las hipotecas subprime comenzó a dar señales de dificultades, a través de varios fondos de alto riesgo de Bear Stearns.

Nueve meses después, como si se tratase de un parto, estos derivados ahora investigados ya tenían categoría de bonos basura y nadie conseguía obtener un centavo por ellos.

La SEC estadounidense asegura que Paulson pagó a Goldman alrededor de 15 millones de dólares para poder colocar estos productos entre sus clientes, los que al final del camino se calcula que perdieron no menos de 1.000 millones de dólares en la fallida operación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies