España, protagonista del mapa de los países todavía en crisis

Al igual que para diferenciar cualquier otro tipo de parámetros, el mapa mundial de la economía se diferencia en una gama de colores que va desde los azules tranquilos para aquellos países donde las cosas marchan medianamente bien luego de la crisis económica global hasta el rojo furioso que señala a unas pocas naciones que todavía no salieron de la peor crisis desde la II Guerra Mundial.

Y entre estos países “en rojo” se encuentra España. Si bien la situación mejora muy lentamente para los españoles, la cuesta se está haciendo mucho más dura de trepar que en la mayoría de las naciones.

El Fondo Monetario Internacional presentó hace apenas horas su informe de previsiones económicas a nivel global. Y hubo relativamente buenas noticias.

La recuperación global parece marchar a buen ritmo, previéndose un promedio de subida del PIB de alrededor del 4% para la mayoría de las naciones en este 2.010 que estamos transitando.

España será sin embargo el único país de los considerados ricos que todavía se mantenga en recesión, aunque mejorará en cuanto a las previsiones de hace no más de cuatro meses, por lo que se espera un retroceso en la economía de alrededor del 0,4%.

Entre los otros países considerados “grandes”, Alemania e Italia también han tenido que rever sus previsiones de crecimiento, pero en ambos casos a la baja.

Como decíamos antes, en todo el mundo el FMI señala a sólo ocho países con el color rojo que indica una recesión persistente durante todo el presente año.

Dentro del continente europeo, Grecia, Irlanda, Portugal, Islandia, Letonia y Lituania están en la misma situación que los españoles.

En todo el resto del mundo solamente Venezuela y Haití también recorrerán este 2.010 con sus economías todavía en recesión.

Y el FMI pone a la economía española como ejemplo de todos los desequilibrios que pueden confluir a la hora de hacer que la situación financiera de un país se encuentre en graves problemas.

Para el organismo multilateral, España muestra un alto déficit público, un elevado déficit comercial, un altísimo nivel de parados, y una alta probabilidad de contagio con la crisis fiscal de Grecia.

Pero hay que ser optimistas. Al menos por el momento las previsiones dejaron de empeorar, el desempleo bajará muy levemente el año próximo y las posibilidades de que los españoles abandonen técnicamente la recesión durante el 2.011 son ciertas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies