Alemania participará del rescate a Grecia si se lleva a cabo un nuevo plan de ajuste

Los países de la Eurozona, como recordamos, aprobaron hace unas semanas los detalles de un eventual plan de rescate a la economía de Grecia, a la espera de la confirmación del pedido de ayuda por parte de los griegos.

El primer ministro griego Papandreu finalmente pidió auxilio a sus socios de la zona euro y al FMI el pasado viernes. Sin embargo, ni siquiera la oficialización del pedido de ayuda fue suficiente para parar la catarata especulativa que se desató en los mercados europeos de deuda pública.

La inmensa mayoría de los inversores dudan de que los 45.000 millones de euros en créditos lleguen ya a tiempo, e incluso el ministro de finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, cree que los temores de los inversores son bien fundados.

Para Schäuble, “ni la UE ni el gobierno alemán tomaron aún una decisión, de manera tal que la respuesta definitiva puede o no ser positiva”. Estas fueron declaraciones hechas en un artículo publicado por el semanario “Bild am Sonntag”.

En estas declaraciones el ministro alemán de Finanzas aseguró que es imprescindible que Grecia presente un muy duro plan de reestructuración para ser aplicado en los próximos años si es que pretende que el gobierno alemán dé el visto bueno al plan de ayuda.

Para la principal potencia de la Eurozona, el plan de rescate depende como un requisito imprescindible de que Grecia siga en los años venideros con el estricto camino de ahorro que comenzó al desatarse su propia crisis, consecuencia en cierta forma de la crisis económica global.

A su vez la Comisión Europea aprobó en principio el plan presentado por Papandreu, como hizo con otros países en problemas con el déficit público como España, pero pidió simultáneamente detalles adicionales sobre la forma en que los griegos lograrán cumplir con el ahorro que anunciaron y la manera de generar ingresos genuinos a partir del año próximo.

Lo que sí parece seguro es que los alemanes se tomarán su tiempo para dar a conocer su respuesta acerca de su participación o no de la ayuda de la zona euro, y esto no cabe dudas de que no repercutirá favorablemente en los mercados internacionales con respecto a la evolución de los papeles de la deuda pública griega, que para colmo ya en mayo debe hacer frente al pago de 10.000 millones de euros por vencimientos de deuda antigua.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies