Los países emergentes después de la Asamblea del BM y el FMI

La reciente reunión que se llevó a cabo en Washington entre las autoridades del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y en paralelo los ministros de finanzas del G-20, terminó con un pacto entre los dos organismos internacionales para poner en práctica mecanismos que den más poder a los países emergentes en el Banco Mundial y aumentar su capital, aunque todo esto se vio empañado por la preocupación de los ministros de economía por la grave situación de Grecia y sus posibles consecuencias al menos a nivel europeo.

Nadie puede dudar que la actuación de las naciones emergentes durante la crisis económica global fue decisiva para poder superar en buena parte la difícil situación que se planteó a nivel mundial.

Ahora lo que podría darse en llamar el “ascenso de categoría” que se le ha impuesto a estas naciones fue calificado de “histórico” por el presidente del BM Robert Zoellick.

El Comité de Desarrollo conjunto del BM y el FMI, en el que están representados todos los países miembros, que son 186, decidió subir 3,13% el poder de voto de las naciones emergentes “grandes” en el BM, como es el caso de India, Brasil, México y en especial China.

Esta última se convierte desde ahora en el tercer accionista del organismo.

En contrapartida, las naciones tradicionalmente consideradas “ricas” como Alemania, Francia, Japón y el Reino Unido ceden terreno, aunque este no es el caso de los Estados Unidos a pesar de que su cuota de poder es todavía inferior al peso de su economía a nivel global.

Con el cambio producido en el seno del Banco Mundial, los países en desarrollo se quedarán con más del 47% de los votos, y la aspiración es conseguir el 50% de los mismos en la próxima revisión del año 2.015.

En el acto de clausura de la Asamblea, Zoellick aseguró que su máxima aspiración es que se logre la paridad en el poder de voto lo más rápidamente posible.

Además de estas importantes decisiones, el BM acordó una ampliación de capital de 5.100 millones de dólares, la primera que se produce en más de veinte años, lo que le permitirá fortalecer sus programas de desarrollo.

1.600 millones serán aportados por los países que reciben más peso, y el resto por los demás países de acuerdo a su cuota de participación en la Institución.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies