La crisis de Grecia mantiene a los mercados y al euro en estado de alarma y gran preocupación

El pasado martes la calidad de la deuda de Grecia fue rebajada al nivel de “bono basura” y eso por supuesto agravó la cosa y encendió en toda la zona de influencia del euro una señal de alarma que sonó muy fuerte.

Los principales mercados europeos sintieron el impacto de la incertidumbre que cada vez se hace más ostensible sobre la situación y el futuro de los griegos, además del posible contagio de la crisis a aquellos países con un panorama fiscal más complicado, como es el caso de España, Portugal e Irlanda.

Es tragicómico, pero se está hablando de este posible contagio como si se tratase nuevamente de una embestida de la gripe AH1N1, lo cual no es poco decir.

El espectro bursátil de las Bolsas de la Eurozona no fue el mejor que se podía esperar. El Ibex 35 en España llegó a perder 3,35% poco después de la apertura de la ronda diaria y bajó hasta los 10.000 puntos, tras haber sufrido la segunda peor jornada en lo que va del 2.010.

Por la decisión que adoptó S&P de bajar la calificación de la deuda griega, el resto de los mercados europeos también sufrieron las consecuencias al recrudecer las dudas sobre si la ayuda que se le dará a Grecia será suficiente para sacar a los griegos de la zona de riesgo de incumplimiento de pagos al tener por ahora y no se sabe por cuánto tiempo cerrados los mercados para buscar dinero con qué financiarse.

Aunque no de tanta magnitud como el español, los restantes índices de las Bolsas europeas también cotizaban a la baja, entre un 0,9% el FTSE de Londres y un 1,7% en Francfort y París.

Los bonos griegos continuaban siendo vendidos masivamente por el precio que fuera, ya que no pueden ser colocados en los grandes fondos de inversión ni en ninguna transacción de importancia.

El interés de sus títulos a diez años superaba por primera vez desde su entrada a la Eurozona el 10%, todo un récord que nadie querría alcanzar.

De cualquier manera todos los analistas coinciden en que mientras no se logre un acuerdo definitivo sobre la ayuda prometida y ésta se ponga efectivamente en marcha, sólo los griegos serán capaces de superar su propio récord en cuanto a los tipos de interés de sus bonos.
El euro, mientras tanto, marcó el martes su nivel más bajo en un año al cotizar a 1,3206 dólares por unidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies