El Banco Central Europeo finalmente aceptará la deuda griega sin los mínimos requisitos necesarios

El Banco Central Europeo (BCE) anunció hace apenas unas horas que decidió suspender los requisitos mínimos indispensables para la deuda soberana griega, de forma tal que va a seguir aceptando como garantía del gobierno de Grecia todos los bonos ya emitidos, y que ya han sido catalogados como “bonos basura”, y aquellos que eventualmente vayan a salir al mercado a futuro.

Es así como los Bancos griegos, que son los principales dueños de estos bonos, van a poder seguir recurriendo a la financiación del BCE a pesar de la muy baja calificación de la calidad crediticia de los helenos que les dio la semana pasada la agencia de calificación de riesgos Standard&Poor’s.

Esta decisión del BCE va como consecuencia del acuerdo del pasado fin de semana de un intenso plan de austeridad del gobierno griego y en contrapartida un paquete de ayudas por 110.000 millones de euros por parte de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Ya el BCE como consecuencia de la crisis económica global había reducido los requisitos para aceptar bonos soberanos de los diferentes países como garantía, pero en el caso de Grecia se ha llegado a un punto de nulidad de requisitos, algo nunca antes visto.

El ministro de finanzas griego celebró la decisión del BCE y aseguró que con esta decisión, el sistema bancario y financiero de Grecia queda completamente restablecido y asegurado, lo que es muy importante al anular las acciones de las agencias de calificación.

Más allá de la lógica satisfacción que la medida provocó en los medios financieros griegos, también ha tranquilizado bastante a la mayoría de los bancos europeos, pues poseen bonos de Grecia por un valor calculado en 80.000 millones de euros, sobre todo las instituciones bancarias de Francia y Alemania, que eran las más expuestas a los graves problemas de la economía helénica.

El viernes próximo los jefes de Estado y de Gobierno de la Eurozona van a celebrar una cumbre extraordinaria a instancias del presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, bajo la forma de una “cena de trabajo”, donde se piensan examinar los distintos procedimientos nacionales que se están llevando adelante para destrabar las ayudas de cada país a Grecia con el fin de evitar su quiebra, y tratar de sacar conclusiones de esta crisis para poner en marcha mecanismos de defensa en el caso de que, algo que nadie quiere ni espera, otra crisis similar se produzca en el futuro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies