Declaraciones de Merkel insuflan dramatismo: “El futuro de Alemania y Europa está en juego”

Ángela Merkel, la controvertida canciller de Alemania, advirtió en tono bastante dramático que la crisis por la que está atravesando Grecia y que lejos de encontrar vías de solución parece agudizarse por la tremenda resistencia del pueblo griego al severo plan de ajuste, resistencia que lamentablemente ya se cobró varias vidas, entró en una encrucijada cuya salida es cuando menos muy incierta.

Para Merkel el futuro de la Eurozona depende el éxito del rescate a Grecia, país que intenta cumplir con las exigencias que se le impusieron para recibir las ayudas, pero cuya población no está dispuesta a cumplir, al menos en apariencia.

Por otro lado, el miembro del Consejo de gobierno del BCE y presidente del Bundesbank, Axel Weber, insistió en que hay “un serio riesgo de contagio” de la crisis de deuda, mientras que Dominique Strauss-Kahn, el Director Gerente del FMI, admitió que esta amenaza realmente existe pero también indicó que algunos países en serios problemas como es el caso de España, tienen una situación actual que no puede compararse a la griega.

Merkel cree firmemente que son precisos gestos inequívocos que hagan que los mercados internacionales confíen en la solidez del euro, y entre estos gestos considera que se deben endurecer las condiciones financieras para evitar que ningún país de la zona euro traspase el límite de déficit del 3% del PIB.

Y aunque no los menciona, se sabe que se está refiriendo sobre todo a Portugal, España y en menor medida Irlanda.

Mientras tanto, se espera al día 12 de mayo, cuando la Comisión Europea tiene previsto presentar sus propuestas para reforzar el endeble acuerdo que por ahora mantiene a Grecia de pie.

Merkel, mientras tanto, lucha a brazo partido en el Parlamento de su país para lograr la aprobación de un préstamo de 22.400 millones de euros a Grecia, que forman parte del inmenso paquete monetario que tanto el FMI como la Eurozona pretenden transferirle para intentar “sacarla del pozo”.

Como ya dijimos, la ayuda a Grecia está totalmente condicionada a la puesta en marcha por parte de los helenos de un plan de ajuste de características extremas.

Pero el gobierno griego se está encontrando con una férrea resistencia del pueblo a tener que hacerse cargo, con fuertes caídas de sus salarios y exorbitantes subidas de impuestos y costos de servicios, de los errores cometidos, dejando claramente a la vista que no tienen ninguna intención de convertirse en el pato de la boda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies