Después del derrumbe de la Bolsa, EEUU revé el accionar bursátil

En los Estados Unidos los entendedores en el sistema financiero están buscando las causas que el pasado jueves provocaron un terrible caos en Wall Street, donde el índice Dow Jones llegó a caer de manera literalmente vertical más del 9%, para recuperarse aunque sólo parcialmente.

No son pocos los que creen que esta vez la situación de pánico no de debió a un problema concreto derivado de la crisis global, ni de la situación de Grecia, ni de la angustiante actualidad del euro.

Gran parte del mercado financiero estadounidense especula y se tejen toda clase de fábulas acerca de un ordenador fantasma que podría haber sido el origen de una dramática secuencia de órdenes automáticas que pronto pasaron a estar fuera de control, lo que sumado a una evidente desincronización entre las plataformas electrónicas provocó el derrumbe de la Bolsa en pocos minutos y creó un estado tal de pánico que obligó a todos los cardiólogos disponibles a tener quizás el día más ajetreado de los últimos años.

Ahora las autoridades se plantean urgentes medidas para mejorar todo el sistema informático bursátil, coordinar el accionar de las plataformas de contratación y regular el impacto de las órdenes automáticas.

El propio Congreso de la Unión espera la próxima semana poder averiguar qué fue realmente lo que pasó, ya que según palabras del congresista demócrata Paul Kanjorski “no estamos en condiciones de permitir que un error tecnológico espante de tal forma a los mercados y provoque el nivel de caos que la situación produjo”.

Hasta el presidente Barack Obama pidió a los responsables aclarar urgentemente el desplome para evitar que pueda volver a suceder nuevamente.

La investigación puede tomar semanas en dar sus resultados, pero el Director de operaciones de la Bolsa de Nueva York, Larry Leibovitz, adhirió a la explicación dada de que se trató de órdenes automáticas que literalmente “enloquecieron todo el sistema”.

El NYSE tiene un sistema de frenado de emergencia que hace que ante bruscos cambios en las cotizaciones y el accionar de la Bolsa se produzca una pausa automática para canalizar las operaciones y ver qué está sucediendo realmente.

Pero lo concreto es que en las decenas de plataformas electrónicas que también operan transacciones esa pausa no se produjo y el resultado fue una debacle de aquellas…

Todos recordaron la pesadilla de setiembre de 1.987, cuando un ordenador fuera de control provocó una situación similar que casi desemboca en un suicidio en masa en muchos ambientes de los Estados Unidos.

Y otra vez el eterno dilema: ¿Pueden las máquinas reemplazar al cerebro humano?…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies