El G-20 preocupado por la protección social y el trabajo digno

Hace unos días los responsables de las carteras de trabajo de los países que forman el G-20, los 7 más industrializados y los principales emergentes del mundo, le entregaron a Barack Obama las conclusiones del encuentro que sostuvieron para analizar la marcha de las cuestiones laborales en esta época que parecería comenzar a ser post crisis económica global.

Esas conclusiones y recomendaciones van a ser también elevadas a las autoridades de sus propios países.

En la reunión se concluyó de manera unánime que el G-20 debe centrar sus esfuerzos para recomponer el panorama laboral seriamente dañado por la crisis, ya que a pesar de que el crecimiento económico empieza a vislumbrarse en muchos países, el desempleo continúa en niveles históricos que pronostican una difícil recuperación a corto y mediano plazo.

Mientras persistan las altas tasas de paro en muchos países, es la recomendación de los ministros de trabajo que sus gobiernos insistan en “el apoyo a la renta, la formación y los servicios de empleo”, al tiempo de asegurar que aunque la creación de empleo sea lenta y débil, se recurra a las medidas necesarias para no dejar fuera del mercado laboral a un alto número de personas.

Todos los ministros de la cartera laboral quieren que se potencie la formación de los ciudadanos a fin de facilitarles la posibilidad de conseguir un empleo cuando comiencen a aparecer las oportunidades después de concluida definitivamente la crisis global, y en este sentido pretenden una estrategia ya definida de educación y formación, previa a la próxima Cumbre de Jefes de Estado del G-20 en Canadá a fines de junio próximo.

Asimismo creen los ministros que aquellos sistemas de seguridad social que brinden un apoyo adecuado a la renta y al acceso a la asistencia sanitaria van a contribuir de manera fundamental a promover la movilidad laboral.

Enumerando brevemente las recomendaciones de los funcionarios que se reunieron, podemos decir que éstas fueron en el sentido de acelerar la creación de empleo, una recuperación sostenible al igual que un crecimiento lento pero seguro, reforzar todos los sistemas de protección social, promover políticas activas de mercados de trabajo, y colocar en el centro mismo de las prioridades económicas nacionales y globales los planes de empleo y reducción de la pobreza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies