Las dudas superan la confianza sobre las Bolsas y el euro

Por el momento no parece haber forma de recuperar la confianza en las Bolsas y el euro.

Las dudas sobre las posibilidades de Europa de afirmar la incipiente recuperación ante las nuevas medidas de ajuste adoptadas trajeron nuevamente el temor al regreso de la recesión en las distintas Bolsas de valores, sobre todo las de la Eurozona.

El déficit fiscal debe combatirse a cualquier precio, y las medidas que tomaron los distintos gobiernos fueron en general bien vistas por los inversores, pero a su vez las consideran un pesado lastre para salir de la peor crisis económica en más de medio siglo.

En el caso de España al pesimismo generalizado reinante en la zona euro se le suma la reaparición del fantasma de la deflación.

Todos estos factores confluyeron para arrastrar al Ibex35 a una nueva caída superior al 4,5% hacia la mitad de las operaciones, lo que vuelve a poner en duda la posibilidad de mantener el nivel de los 9.500 puntos.

El euro, arrastrado por los síntomas de debilidad que lo acosan desde todos los flancos, alcanzó su nivel más bajo desde noviembre del 2.008, con una paridad de 1,24 dólares también al promediar la sesión bursátil.

Nuevamente fue la Bolsa de España la que encabezó la lista de bajas entre los principales mercados europeos. Y dentro de las caídas, también esta vez el sector financiero tuvo el triste privilegio de encabezar las pérdidas.

Después de conocerse el cierre a la baja de Wall Street, toda Europa reaccionó en forma negativa.

Las caídas en los principales mercados oscilaron entre el 0,36% de Fráncfort y el 1,16% de la Bolsa de Milán. Pero al conocerse las operaciones a futuro de Nueva York cediendo más del 0,7%, Milán se desplomó un 3,6%, el Cac de París cedía 2,9%, el FTSE de Londres caía un 1,8% y el Daz alemán bajaba 1,3%.

Para colmo de males, tampoco ayudó a elevar o por lo menos mantener la confianza de los inversores las declaraciones de las autoridades del BCE avisando que sería retirada nuevamente la liquidez adicional que proporcionó las compras de bonos de los gobiernos que se lleva a cabo desde el lunes pasado.

No parece haber forma en un futuro inmediato de mantener el nivel de ninguna operación financiera que involucre al euro, por lo que aumentó en estos días la demanda de los valores considerados refugio, como el oro, que en estos días alcanzó máximos históricos y no parece dispuesto a ceder posiciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies