El presidente de Colombia insiste en la conveniencia de un acuerdo global con la UE

En estos tiempos de incertidumbre por las consecuencias de la crisis económica global, donde las cosas no parecen para nada claras, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, ha insistido con vehemencia en la conveniencia de la firma del acuerdo comercial de su país con la Unión Europea, el que se pretende firmar la semana entrante en España.

Para Uribe, en el caso de su país el Acuerdo ya es “definitivo”, de acuerdo a la defensa que hizo del mismo durante un consejo comunal de Gobierno que se llevó a cabo en la ciudad de Medellín.

En este encuentro Uribe inició una serie de reuniones para evaluar sus dos períodos de cuatro años de gobierno, en una suerte de rendición de cuentas con vistas a la transición presidencial con aquél colombiano que sea elegido nuevo presidente de su nación en los comicios del próximo 30 de mayo o el 20 de junio siguiente en caso de ser necesaria una segunda vuelta.

Para Uribe “el acuerdo es conveniente desde donde se lo mire”, y es por eso que el miércoles próximo ha de firmarlo en la ciudad de Madrid junto con su colega del Perú Alan García, después de celebrada la Cumbre América Latina-Caribe/Unión Europea (ALCUE).

En el caso de Colombia, y de acuerdo a los dichos de Uribe, todos los sectores de la economía con excepción del lácteo manifestaron su visto bueno y apoyo al acuerdo.

En el caso de los lácteos, la Federación que agrupa a los distintos sectores ganaderos advirtió sobre las consecuencias adversas del tratado de libertad comercial que se va a firmar sobre las 400.000 familias colombianas que se dedican a la explotación lechera, la mayoría de ellas a muy pequeña escala.

El gobierno colombiano recogió el guante de los productores lecheros y por esa causa ya adoptó hace muy pocos días algunas medidas, como por ejemplo la de prohibir la importación de leche en todo el territorio colombiano con un vencimiento inferior a los doce meses.

Pero de la misma forma, Uribe enfatiza que el acuerdo será muy bueno “para el banano, tan importante en zonas claves afectadas por la escalada de violencia(…), para las flores, el café, las frutas y hortalizas, los biocombustibles, que ya veremos cómo compensar a los productores lecheros…”.

Sin especificar demasiado acerca de sus dichos, Uribe también aseguró que el tratado tendrá alcances muy benéficos sobre la protección de los derechos humanos y el medio ambiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies