Cajasur, finalmente  intervenida por el Banco de España

El Consejo de Administración de Cajasur, la Caja fundada y bajo el control hasta ahora de la Iglesia Católica, parece haber elegido el camino menos conveniente para salir de la difícil situación en que se encuentra.

Rechazó la fusión con Unicaja, la primera Caja andaluza y prefirió ser intervenida por el Banco de España.

El equipo directivo de la entidad que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez resolvió de madrugada el reemplazo de todo el Consejo administrativo por representantes del fondo de rescate (FROB).

Las declaraciones oficiales de los directivos de la Caja afirman que “ante la imposibilidad de terminar con éxito la fusión con Unicaja y frente a los graves problemas de viabilidad de la institución, se decidió la intervención del Banco de España”.

Este Banco garantizará que toda la operatoria de Cajasur pueda seguir desarrollándose con normalidad, por lo que los depositantes y acreedores pueden quedarse absolutamente tranquilos sobre el cumplimiento de las obligaciones de la Caja para con ellos.

Fernández Ordóñez hizo especial hincapié en que esta situación no va a afectar en lo absoluto la marcha general de todo el sistema financiero del país.

Todo este problema llega justo en medio de las graves dificultades de España debidas a su delicada situación fiscal, lo que parece haber sido un contagio de la actual crisis de Grecia, y que obligó a la administración de José Luis Rodríguez Zapatero a poner en práctica un dramático plan de austeridad y ajustes fiscales.

En realidad Cajasur es la entidad que ocupa el lugar número veinte en la lista realizada de acuerdo a los activos de cada una, pero de cualquier forma su caótico presente y la suerte corrida le mete más presión a todo el sector financiero español, que ya dio muestras de estar al borde de un estallido.

Cajasur, ahora al borde de la bancarrota, lleva acumuladas pérdidas por casi 600 millones de euros en el 2.009 y ya otros 114 millones de euros en el primer trimestre de este año.

Ante el hecho consumado de haber llegado a un punto de no retorno de las dificultades financieras el presidente de Cajasur, el sacerdote Santiago Gómez Sierra, defendió a ultranza la intervención del Banco de España, pues es sabido que no confía en el presidente de Unicaja Braulio Medel, con el que mantuvo numerosos enfrentamientos verbales durante las negociaciones sobre una eventual y ahora definitivamente frustrada fusión.

Habrá que ver cómo se desencadenan ahora los acontecimientos, cuando desde el principio las cosas no salieron como se esperaba.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies