En Estados Unidos se está gestando la mayor reforma política en setenta años

El Senado de los Estados Unidos aprobó la Ley de reforma financiera, con lo que después de su implementación y puesta en vigencia se habrá producido la mayor reforma política en ese país en más de siete décadas.

El objetivo primordial de esta reforma es reordenar el funcionamiento de los sistemas financieros del país desde la cúspide (léase Wall Street) y reducir al máximo el riesgo de que la ciudadanía deba pagar futuros errores de los Bancos estadounidenses.

Esta Ley una vez pulida y terminada cuando finalicen las últimas negociaciones entre las distintas bancadas legislativas, va a crear nuevos instrumentos de control para el accionar de las agencias reguladoras, de forma tal que les permita mayor intervención en las operaciones financieras a gran escala, sobre todo las incluidas en el ahora “grupo de la muerte” de las de alto riesgo.

El debate en el Senado se tomó varias semanas y fue finalmente aprobado por 59 votos contra 39
.
Ahora deberá cotejarse el dictamen de esta Cámara con el que ya en diciembre pasado había dado la Cámara de Representantes y volver nuevamente el proyecto final resultante en el pleno de ambas Cámaras.

Se estima que este proceso no durará más de un mes, puesto que ambos textos son muy similares, a pesar de que hay algunos puntos de importancia que deberán ser conciliados, como por ejemplo el relativo al mercado de derivados.

En este punto el proyecto de Ley de la Cámara de Representantes casi no incluye modificaciones, mientras que el del Senado casi podría decirse que deja a los grandes Bancos fuera de ese mercado además de prohibir las transacciones directas entre dos entidades bancarias o financieras.

Es que los senadores estadounidenses están convencidos que el mercado de derivados, que no es otra cosa que un complejo manejo financiero para subir las ganancias de una operación determinada utilizando sólo para esto la especulación, fue quizás la principal causa de la debacle que en el 2.008 comenzó en Wall Street y terminó con la crisis económica global que todavía mueve la cola para provocar problemas en varios países del mundo, sobre todo en la zona del euro, la moneda única europea.

Una vez acordado este punto, que es fuertemente resistido por los más importantes “lobbies” económicos de la Unión, el resto del trámite parece ser sencillo y Barack Obama podría firmar la nueva Ley incluso antes de las próximas vacaciones de verano del hemisferio norte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies