El informe semestral de la OCDE habla bien de la situación latinoamericana

En el informe que cada semestre da a conocer la OCDE acerca de las perspectivas para las distintas regiones se detalla que Latinoamérica, como era de esperarse, no escapó a los efectos de la crisis económica global, pero aseguró que está atravesando los que parecen ser sus últimos tramos “con una resistencia renovada”.

Asimismo corrigió al alza las perspectivas de crecimiento que en noviembre había anticipado para Brasil, Chile y México.

Para la OCDE la economía de América Latina se está recuperando de la crisis y sus consecuencias bastante más rápidamente que la gran mayoría de los países desarrollados, y lo más importante es que lo está logrando sin poner en peligro los planes de desarrollo a largo plazo que se había fijado tiempo antes del inicio de la debacle económica mundial.

El organismo internacional cree que el índice de recuperación de la región va a ser “sustancial” en el curso del presente año, con tasas de crecimiento promedio de los distintos países que superarán en la mayoría de los casos el 5%, algo que caracterizó a todo el continente latinoamericano en los últimos cinco años, especialmente en el período 2004/2.008.

La recesión a nivel mundial no va a ser determinante para las economías regionales sino sólo un ingrediente más a tener en cuenta por los respectivos gobiernos.

Además prevé la OCDE que de persistir los índices de crecimiento que se esperan, las famosas remesas de dinero que provienen de los migrantes a los Estados Unidos y varios países de Europa, especialmente España, dejarán de tener para las economías más pequeñas, como ser la de los países centroamericanos, la importancia sustancial que presentaron en épocas pasadas y aún hoy mantienen.

A pesar de lo que indicaría la lógica, aquellos países de la región que abrieron sus mercados al comercio y competencia internacional no se vieron más afectados por la crisis global que los que decidieron no hacerlo.

En el caso puntual de Brasil, se revió la subida del PIB para este 2.010 hasta un 6,5% y no menos del 5% el año próximo. México sube sus previsiones en alrededor del 1,8% y Chile mantiene sus expectativas para este año pero revisa al alza las del 2.011 hasta llegar al 5,3%.

El resto de los países latinoamericanos mantienen sus perspectivas de crecimiento, pero ninguno de ellos debió corregir sus guarismos a la baja de acuerdo al nuevo informe de la OCDE.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies