Las industrias brasileñas ligadas al petróleo buscan unirse entre sí

El mayor grupo de construcción de Brasil, Odebrecht, quiere hacerse al menos con siete de las 21 licitaciones que la estatal compañía Petrobrás lanzará para la construcción de nuevos pozos petroleros.

Esto es lo que manifestó a Reuters el presidente ejecutivo de la empresa, Marcelo Bahía Odebrecht, que ya ha provisto a la estatal petrolera cinco pozos por un valor de 3.000 millones de dólares.

En caso de concretarse, se trataría de un emprendimiento verdaderamente excepcional, ya que los expertos en el tema estiman que la posibilidad de explorar campos petrolíferos costas afuera de Brasil, con el crudo debajo de una muy gruesa capa de sal y con equipamientos de última generación, demandarían al menos la escalofriante suma de 400.000 millones de dólares.

De cualquier forma, desde que Petrobrás realizó en el año 2.007 el mayor hallazgo de crudo mar adentro de toda América y uno de los más grandes del mundo, los proyectos de desarrollo tanto de la industria petrolífera como naviera se han multiplicado por cifras de dos dígitos.

Ya el presidente Lula Da Silva “recomendó” a Petrobrás que favorezca a empresas constructoras locales en lugar de empresas foráneas, ya que poseen similar “Know how” para realizar los proyectos y de esta forma se favorece grandemente el empleo para el pueblo brasileño, además de reducir la dependencia hacia el equipamiento extranjero.

Ya Bahía Odebrecht había anticipado en su oportunidad que había un gran interés de toda la industria brasileña que tuviese que ver con el emprendimiento para participar de este megaproyecto, porque de acuerdo a sus propias palabras “va a significar un inimaginable progreso para la industria tanto privada como estatal de nuestro país”.

Aclaró además que el reciente desastre ecológico que se provocó en el golfo de México por el derrame de crudo de un pozo oceánico de British Petroleum no disminuyó la intención de las autoridades brasileñas por continuar con la exploración y construcción de nuevos pozos en el lecho oceánico que les pertenece.

Los futuros ingresos por reservas petrolíferas subsal, aún no producidos, ya son motivo de discusiones entre los principales líderes políticos de Brasil que discuten el destino que se les va a dar a estas cuantiosas sumas de dinero que seguramente ingresarán a las arcas gubernamentales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies