Otra huelga en Grecia la dejó sin periódicos y transporte de pasajeros

Otra huelga que se llevó a cabo el pasado jueves en Grecia dejó a ese castigado país de la Eurozona sin periódicos y transporte público de pasajeros.

Los transportistas basaron sus protestas en la severa política de austeridad que fijó el gobierno del premier Papandreu para cumplir con los planes impuestos por la Unión Europea para ir al rescate de la malherida economía griega.

Esta política ya debió soportar cinco huelgas generales en los últimos meses.

Por su parte, el sector de la prensa protestó contra el recorte salarial y los fuertes cambios en las reglas de la seguridad social griega.

El que los propios huelguistas llamaron “apagón informativo” comenzó a las 3:00 horas de Grecia y va a durar 24 horas, salvo en un par de páginas informativas por Internet, que continuaron con sus tareas habituales.

Por su parte, la red de transporte griega sólo tuvo operativos, aunque con diagramas de emergencia, los trenes urbanos hacia el aeropuerto internacional de Atenas, el transporte férreo en general y algunos servicios de barcos entre las islas griegas.

Todo el resto del transporte público de Grecia se encontró fuera de circulación desde las 6:00 hora local griega.

Debemos hacer notar que ambos sindicatos, el de la prensa y el de los transportistas, convocaron a sus afiliados a manifestarse en Atenas para demostrar con una multitudinaria marcha su disconformidad con la marcha de las medidas gubernamentales, que a su juicio provocaron la pérdida de derechos laborales y puestos de trabajo en los dos ramos.

Grecia viene soportando una profunda ola de protestas ciudadanas que se manifestaron en cinco huelgas generales, la última de ellas el pasado 20 de mayo, en las que el pueblo hace saber a las autoridades su gran descontento por las medidas de austeridad impuestas por el gobierno socialista, que pretende ahorrar alrededor de 30.000 millones de euros en los próximos tres años para recibir a cambio la ayuda de la UE y el FMI que le permita afrontar de manera más aliviada los vencimientos de su gigantesca deuda externa.

Pero los sindicatos están presentando una dura batalla contra el plan en la convicción de “rechazar medidas extremas de ahorro que perjudiquen el sistema de seguridad social, que afecte a trabajadores y jubilados y, que en definitiva, vaya en detrimento de las nuevas generaciones de griegos”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies