El FMI sigue pidiendo acciones y sacrificios a toda la región europea

El Fondo Monetario Internacional (FMI) instó (por decirlo de una manera delicada) a los países de la Eurozona a que completen a la mayor brevedad posible el proyecto de unión monetaria, y a debatir “seriamente” la revisión de los tratados que rigen el comportamiento fiscal de la región.

En definitiva, los popes del FMI le anunciaron a los gobiernos de la zona euro que “hay que apretarse el cinturón” para hacer frente a esta crisis fiscal sin precedentes, que obliga a naciones ya muy debilitadas por la crisis económica global a hacer malabares para seguir a flote.

Para el organismo internacional la actual crisis europea es el resultado de varios años de políticas fiscalmente insostenibles, atrasos en las reformas de fondo del sistema financiero, debilidad para disciplinar el correcto funcionamiento de la unión monetaria y, en general, un muy mal manejo de las finanzas de toda la Eurozona.

El documento con las recomendaciones del FMI llega en el mismo momento en que la canciller de Alemania Ángela Merkel y su colega al frente del ejecutivo británico David Cameron reconocieron que las principales economías europeas deberán sacar las tijeras de los cajones para proceder a realizar dolorosos cortes tendientes a reducir el gigantesco déficit público, después de haber vivido los últimos años “por encima de las posibilidades económicas de los países”.

Insiste el FMI con que se deben poner en marcha “acciones inmediatas y decisivas” para concluir con el proyecto de una verdadera unión monetaria, incluyendo desde ya una profunda reforma del mercado financiero y laboral, amén de una drástica reducción del déficit público en algunos países, a los que sin embargo no cita ni especifica de cuáles se trata, aunque a la luz de los acontecimientos de las últimas semanas bien se puede inferir los destinatarios del “reto”.

Y la lista de advertencias sigue…

Los países de la zona euro deberán mostrar capacidad para adoptar objetivos de reducción del déficit público, basados en la posición económica y la viabilidad de la deuda de cada país.

Pero es indispensable que todo esto se lleve a cabo a través de un consenso global para realizar cambios en los tratados, lo que requerirá su tiempo, que deberá ser el menor posible.

Criticó por último el FMI los errores e insuficiencias del Pacto de Estabilidad, el que a su juicio “no alienta a los Estados miembros a que aprovechen los tiempos de bonanza para acumular reservas que indefectiblemente harán después falta en situaciones como ésta”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies