Para el Banco Mundial la crisis de la deuda europea podría afectar mucho a Latinoamérica

En el informe “perspectivas económicas globales 2.010” el Banco Mundial advierte que si algún país de primera línea de la Unión Europea se declarara en incumplimiento de pagos o realizase una reestructuración muy profunda de su deuda, Latinoamérica podría llegar a ser una de las regiones del mundo más afectadas.

Hoy en día son cinco los países europeos que se ven envueltos en una gran incertidumbre con respecto a su situación fiscal y económica en general. Ellos son Grecia, Portugal, España, Italia e Irlanda.

Todos tienen una muy elevada deuda y un abultado déficit fiscal, y esas son las razones que esgrime el BM para alertar sobre el posible efecto desestabilizador que el Viejo Continente podría producir en la economía global.

El director de tendencias macroeconómicas del BM, Andrew Burns, afirmó que “la recuperación económica a nivel mundial continúa, en distintos grados y a velocidades también diferentes, pero la crisis de la deuda de Europa definitivamente puso nuevos obstáculos en el camino hacia un crecimiento sostenible a mediano plazo”.

En el análisis de todo el planeta, América Latina, Asia Central y los países europeos emergentes parecen ser las regiones más vulnerables a la actual situación de la UE, ya que presentan fuertes lazos comerciales y financieros con la Unión Europea.

Recuerda el informe del BM que hay varios Bancos españoles y portugueses que representan una importante fuente de financiación en Latinoamérica, a punto tal que las entidades españolas tienen más del 25% de su capital en países como México, Chile y Perú.

Pero más allá del problema estrictamente bancario, un empeoramiento de la ya muy debilitada situación de la UE haría disminuir en forma pronunciada la inversión extranjera directa en toda la región latinoamericana y centroasiática.

Menciona el informe también que el 12% de la inversión extranjera directa por ejemplo en Brasil provino durante el 2.009 sólo de Portugal y España, dos de las naciones cuyo presente es más grave.

Si los Bancos de los cinco países europeos antes mencionados se vieran obligados a reforzar su capitalización, sería notoria la disminución del flujo de capitales a Latinoamérica, con una contracción muy peligrosa para sus economías.

Todo esto no hace sino confirmar una frase bastante generalizada que circula por la mayoría de los países latinoamericanos, y que reza que lamentablemente para estas naciones, cada vez que los Estados Unidos o las principales potencias europeas estornudan, “Latinoamérica se resfría”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies