Los franceses intentarán una drástica reducción del gasto público en tres años

Más allá de la realidad que vive toda Europa como consecuencia de la crisis económica global, con las cuentas públicas de la mayoría de los países en un tono rojo intenso, los gobiernos de la región parecen haber entrado en una carrera para ver quién es capaz de ahorrar más en un plazo más corto.

Y ahora Francia se suma a esta “competencia”. Así lo aseguró en París el premier francés François Fillon, que durante un discurso que dirigió hace unos pocos días a los partidarios de su agrupación política, la UMP, dio por primera vez cifras concretas de lo que el Estado francés tiene previsto ahorrar de aquí a tres años, para lograr en el 2.013 llegar al déficit público que exige Bruselas a los países miembro, es decir el 3,5% del PIB nacional.

Ahora el déficit de Francia es del 8% del PIB, y Fillon aseguró que para el 2.013 el país habrá reducido su gasto en no menos de 45.000 millones de euros, además de embolsar 50.000 millones y otros 5.000 millones “extras” que llegarán de la anulación de algunas exenciones fiscales hoy vigentes.

O sea que de concretarse las perspectivas que dio a conocer Fillon, en tres años Francia tendrá disponibles 100.000 millones de euros que colaborarán en la reducción de una deuda que hoy en día gira en torno al 86% del PIB francés.

El premier francés desde hace ya un tiempo, tiene a su cargo dar este tipo de noticias, generalmente no muy buenas para el pueblo de su país, ahorrándole de esta forma al presidente Sarkozy el mal trago de ser él mismo el encargado de difundirlas.

Desde comienzos de mayo viene adelantando el congelamiento del gasto público, el ahorro forzoso de los ministerios en alrededor del 10% de su presupuesto anual, y ahora esta batería de medidas que los líderes opositores dudan y debaten si realmente pueden ser consideradas seriamente como un verdadero plan de austeridad gubernamental.

No es seguramente para el pueblo galo una buena noticia la supresión de la mayoría de los actuales casi 400 tipos de exenciones que permiten deducciones sobre el Impuesto a la Renta en Francia.
Pero Fillon insiste en que esta medida le aportará a las arcas del gobierno 5.000 millones de euros, y allí es donde la discusión se termina.

Cuando se le consulta al premier acerca del origen de los ingresos que declara llegarán, Fillon afirma que se piensa aumentar la recaudación de impuestos en cerca de 35.000 millones de euros gracias al aumento de ingresos que son consecuencia “de la notoria mejora de la economía”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies