Latinoamérica está “conforme” por los resultados de la cumbre del G-20

A pesar de ciertas reticencias sobre todo de Brasil con respecto a las conclusiones a las que se arribó al término de la Cumbre del G-20 en Toronto, de las que nos ocuparemos después, los tres países latinoamericanos que participaron de ella, Argentina, México y el propio Brasil, mostraron en líneas generales su satisfacción por los resultados obtenidos, los que fundamentalmente hablan de la necesidad de realizar políticas de ajuste sin dañar el crecimiento económico, que en Latinoamérica se está haciendo más evidente en esta etapa post crisis global que en otras regiones del mundo como por ejemplo la Unión Europea.

Hablando un poco en representación del bloque latinoamericano, el secretario de Hacienda de México Ernesto Cordero Arroyo, aseguró que a corto plazo es correcto continuar con la política de estímulos, pero que ésta debe ser monitoreada constantemente para evitar daños mayores como el desmesurado crecimiento del déficit público.

“Lo más importante en estos momentos es cerciorarse de que las cosas en casa están en orden, que las economías están yendo en el sentido correcto para corregir los errores cometidos antes y durante la crisis. Y eso es lo que sucede en la inmensa mayoría de las naciones de América Latina”, subrayó Cordero Arroyo en su participación durante la Cumbre.

Los ministros de Economía de Brasil y Argentina, Guido Mantega y Amado Boudou, coincidieron con su colega mexicano aunque mostraron ciertas dudas, sobre todo Mantega, sobre el tiempo necesario para reducir el déficit a la mitad tal cual consta en el documento final firmado por todos los mandatarios presentes.

Por su parte la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner explicó cómo la reunión “reflejó las dos posturas” imperantes, los que prefieren un mayor estímulo y aquellos que tienen como prioridad básica la contención del déficit público, lo que evidentemente muestra en este aspecto posiciones contrapuestas e imposibles de ser llevadas adelante al mismo tiempo. O más estímulo o menos déficit.

De cualquier forma Cristina Fernández aseguró que no hubo un “choque de ambos mundos”, tal como señala de manera algo exagerada la página oficial de la presidencia argentina.

El anfitrión canadiense Stephen Harper, dijo tener plena confianza de que todos los países participantes cumplirán con su parte en las decisiones que se tomaron de cara a reconstituir el tejido económico y financiero que quedó al borde del colapso después de los peores momentos de la crisis económica global y que todavía perdura en algunos países con consecuencias sobre todo en el campo del empleo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies