Abengoa llevará adelante un proyecto para mejorar el parqué energético de los Estados Unidos

El presidente de los Estados Unidos Barack Obama anunció al pueblo de su país durante el mensaje semanal que habitualmente se difunde por radio a toda la nación que Abengoa, la multinacional de España, se va a beneficiar con un préstamo garantizado de unos 1.450 millones de dólares para construir una planta termosolar en el Estado de Arizona.

El complejo a construirse llevará el nombre de Solana y para cuando esté terminado podrá proveer de electricidad a unos 70.000 hogares estadounidenses.

Va a ser una de las mayores plantas de su tipo en el mundo con una capacidad de producción de 250 megavatios, y será necesaria una dotación de 1.600 empleados para llevar adelante su construcción, al tiempo que una vez terminada y puesta en funcionamiento casi 100 personas trabajarán en su planta permanente, en lo que el presidente Obama llama “empleos verdes” por su carácter netamente ecológico.

Esta noticia viene a contrarrestar los pobres datos sobre los índices de empleo en junio en los Estados Unidos, los que confirmaron que el tan esperado “verano del repunte” no ha llegado a la principal potencia mundial con la intensidad que todos los pronósticos hacían prever.

Es por esto que el presidente Obama parece haber decidido volcar buena parte de sus esfuerzos en materia laboral en proyectos medianos similares al que llevará adelante la empresa española, con lo cual además se fortalecerá el denominado sector de las energías “limpias”.

Pero quizás la parte más importante para los estadounidenses en todo este proyecto es que se pone en marcha un ambicioso plan para reducir la gran dependencia hacia los combustibles fósiles que, como la mayoría de los países del mundo, tienen los Estados Unidos en materia energética.

Esta es una prioridad que Obama viene sosteniendo desde su llegada a la Casa Blanca y ahora el gigantesco accidente de British Petroleum en el Golfo de México parece haber acelerado los pasos a seguir.

La planta Solana al mismo tiempo evitará la descarga a la atmósfera de 475.000 toneladas de CO2 anuales y su poder de almacenamiento de energía por un lapso de más de seis horas permitirá a las autoridades hacer frente a los picos de demanda de energía en su zona de influencia, una gigantesca región desértica al oeste de los Estados Unidos, sobre todo en la temporada de verano.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies