Alemania recalculó a la baja su déficit para los próximos años

Ya desde el año pasado Alemania está obsesionada con el control de su déficit público, a punto tal que la misma Constitución alemana arbitra los mecanismos necesarios para que éste no se dispare a valores luego inmanejables.

Parece ahora que el déficit nacional para el año que está transcurriendo no va a ser de la magnitud que se había previsto en un principio. Frente a los 80.000 millones de euros calculados inicialmente, ahora las perspectivas de déficit no superan los 65.000 millones.

Esto reafirma lo que la canciller Ángela Merkel viene abogando para escapar definitivamente de la crisis económica global: ahorrar y dejar de gastar.

Pero incluso el plan de ajuste de los alemanes ha prendido con fuerza en la mayoría de sus vecinos de la Unión Europea. El triunfo de los democristianos alemanes profundizó las medidas de austeridad aún corriendo el riesgo de que el incipiente crecimiento que se viene mostrando en esta etapa post crisis se vea afectado y retarde su aparición.

Está previsto además un ahorro de entre 10.000 y 11.000 millones de euros extras para el año próximo, que saldrán de los gastos ligados al empleo, con lo que según muchos entendidos en la materia la producción y la economía germana debería retornar casi a sus cauces normales.

Hoy miércoles el gabinete de centro derecha va a reunirse para ir delineando un programa de ajuste que al parecer poco tendría que ver con el borrador que se esbozó en un principio y que buscaba ingresar 80.000 millones en los próximos cuatro años.

En lo que respecta específicamente al año próximo, las previsiones del gasto público siguen bajando: el déficit recalculado ha bajado por estos meses alrededor del 23%, y con posibilidades de bajar todavía algo más.

A fines de junio pasado el Ministerio de Finanzas ya había anunciado que los nuevos planes fiscales estaban funcionando “mejor de lo previsto”. La industria alemana volvió a tomar impulso, todo el andamiaje de la ingeniería alemana comenzó a re-emplear a los trabajadores y el nivel de producción retornó paulatinamente a los niveles pre-crisis global.

Una muestra de esto lo da el hecho de que la tasa de desempleo alemana cayó en junio al 7,5%, que es la cifra más baja desde diciembre de 2.008.

Manfred Wittenstein, el presidente de la asociación germana de ingeniería, aseguró que Alemania se está aproximando nuevamente a su capacidad industrial normal, lo que no dejan de ser excelentes noticias para Merkel, que últimamente tuvo muchos problemas con su coalición de gobierno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies