Fidel Ferreras, de la Seguridad Social, no está de acuerdo con el sistema de jubilaciones

Las discusiones por la reforma del sistema de pensiones que está vigente en España lejos de haber concluido continúa con fuerza.

El Director General del Instituto Nacional de la Seguridad Social, Fidel Ferreras, presentó en el ámbito de la Fundación Alternativas un informe relacionado con el cambio demográfico y las pensiones públicas. En él presenta claramente los problemas a los que debe hacer frente una población cada vez más envejecida.

Muestra Ferreras en este informe la necesidad de adaptar progresivamente la edad de jubilación de los españoles a la esperanza de vida, equiparando la edad legal, que en España es de 65 años, a la edad real, que no supera los 63 años. Además hace hincapié en una prolongación de los años de cómputo de las cotizaciones para determinar el haber jubilatorio.

En cuanto a la revalorización de las pensiones pone como ejemplo al modelo alemán, el que a su juicio “es el más acorde al sentido común”.

Este modelo establece que las pensiones en lugar de estar sometidas a las variaciones del IPC lo estén a las variaciones de los salarios de los trabajadores en actividad.

De hecho parece insostenible la ecuación dada a conocer por la Unión Europea de acuerdo a la cual para el año 2.060 habrá en su ámbito cuatro jubilados por cada cinco personas en condiciones y edad de trabajar.

Y esta relación empeora todavía más en España, donde la tendencia al envejecimiento se hace más ostensible con respecto al resto de Europa.

Es este uno de los puntos en los que la administración de José Luis Rodríguez Zapatero quiere alcanzar pactos de Estado con la oposición, junto con la reforma laboral y la reestructuración bancaria, los tres grandes temas a tratar.

Según Ferreras, para que el sistema de seguridad social siga siendo sostenible, los únicos caminos posibles son trabajar más años, aumentar las cotizaciones o reducir el nivel de protección social, y obviamente todos estos son puntos que les causan muy poca gracia a la ciudadanía.

Explica Ferreras que adoptando el sistema que se usa en Alemania, se estaría actuando más acorde a los ciclos de la economía y se dotaría de mayor estabilidad al sistema público.

En el país germano durante los años 2.004 al 2.006 y en el 2.010 los sueldos no subieron y la revalorización de las pensiones fue cero. Si hipotéticamente los salarios bajaran, por ley las pensiones no lo harían, sino que se congelarían, como es el caso que piensa implementarse en España a partir del año próximo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies