El PIB de China se desacelera: creció “sólo” el 10,3% en el segundo trimestre

El gobierno de China está muy satisfecho porque dice que el país está regresando a la normalidad económica.

El Producto Interno Bruto (PIB) chino subió en el segundo trimestre de este año un 10,3% y alcanzó los 17.280 millones de yuanes, lo que equivale a 2.203 millones de euros.

Estos datos, completamente atípicos para las épocas que corren por efecto de la crisis económica global, son sin embargo una muy buena noticia para el país asiático, que en el primer trimestre de este año había tenido una subida del PIB de casi un 12%, con un recalentamiento más que peligroso de su economía.

Se está produciendo de a poco lo que Pekín quería que sucediera a toda costa, es decir frenar la velocidad de crecimiento de la economía china endureciendo hasta niveles sin precedentes la política fiscal y monetaria y llevando el crédito a niveles récord para poder hacerle frente a la crisis global.

Se impusieron límites a los préstamos tanto para compra de viviendas como para las administraciones locales y se bajaron los gastos gubernamentales destinados a estimular la economía. De esta forma el Ejecutivo pudo frenar el recalentamiento de la economía que tanto temor había despertado en los mercados internacionales.

Otros indicadores que hablan de la moderación del crecimiento son por ejemplo el crecimiento industrial de junio, que fue del 13,7% frente al 16,5% registrado en mayo, o el Índice de Precios al Consumo (IPC) que logró no llegar al 3% que como límite se había impuesto el gobierno, quedando finalmente en el 2,6%.

Pero a pesar de los esfuerzos por frenar el crecimiento, el gigante asiático continúa en el terreno de la expansión de la economía, aunque como vimos a un ritmo levemente más lento.

La inversión en activos fijos subió en tasa interanual un 25% y las ventas por menor crecieron algo más del 18% con respecto al mismo trimestre del año pasado.

China necesita crecer no menos del 7 u 8% para poder garantizar empleo a sus 1.300 millones de habitantes. El gobierno fijó sus previsiones de crecimiento para fines del 2.010 en el 8%, mientras el Banco Mundial estimó esa cifra en alrededor del 9,5%.

Recordemos que el ritmo de crecimiento de China antes de la crisis nunca bajó de los dos dígitos, y si bien ahora ese crecimiento debe frenarse, los mercados internacionales esperan que el freno no sea demasiado brusco como para acarrear más problemas que soluciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies