El BCE quiere que los Bancos den más créditos

La crisis económica global tiene distintos grados de complejidad. Y en algunos aspectos parecería que va agravándose en la escalera hacia los mayores problemas.

En el boletín que todos los meses da a conocer el Banco Central Europeo (BCE), este organismo insta, por no decir ordena, a las entidades financieras a no efectuar reparto de dividendos para poder así subir sus capitales y estar entonces en condiciones de conceder más créditos.

El BCE sabe que los Bancos están “afrontando el reto de aumentar la disponibilidad de crédito para el sector no financiero para cuando la demanda así lo requiera”.

Y es por eso que hace una petición que seguramente debe haber caído como un balde de agua fría entre el selecto grupo de grandes banqueros europeos, al solicitar que “si fuese necesario, con el fin de superar este reto, las entidades crediticias deberían abstenerse de distribuir beneficios, recurrir al mercado para reforzar sus bases de capital o aprovechar al máximo las medidas adoptadas por la mayoría de los gobiernos para favorecer la recapitalización”.

Pero es bien sabido que en la Eurozona la posibilidad de recurrir al mercado es remota y las ayudas gubernamentales están de hecho finalizadas, a excepción hecha del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en España, que lo reactivó para ayudar a las instituciones en problemas al momento de realizar las “pruebas de esfuerzo” que les fueron solicitadas para ver su verdadero estado financiero en caso de una recaída por efectos de la crisis.

Poco tiempo antes de esta al menos inesperada petición, el BCE ya había anticipado que se estaba produciendo una tendencia positiva en los préstamos hogareños, al mismo tiempo que estaban cayendo aquellos que solicitaban y recibían las Empresas.

También en el mismo boletín se consigna que el BCE “acoge favorablemente” la decisión que tomó el Consejo Europeo de hacer públicos los resultados de las pruebas de estrés que se les están realizando a cada entidad financiera de la Unión Europea, y que están a cargo del Comité de Supervisores Bancarios Europeos con la colaboración del BCE.

Tampoco deja el informe de asegurar que en caso de que alguna entidad no esté en condiciones de superar las pruebas a las que sea sometida, “habrá que adoptar las medidas que sean necesarias, por duras que resulten”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies