Goldman Sachs deberá pagar una fortuna por engañar a sus clientes

El ahora tristemente célebre Banco de los Estados Unidos Goldman Sachs finalmente accedió a pagar la friolera de 550 millones de dólares para que finalice la demanda que en su contra presentó la Comisión del Mercado de Valores (SEC) de los EEUU, acusándolo de haber engañado a sus clientes.

Además, y como parte del acuerdo al que se arribó, Goldman Sachs debió reconocer haber cometido “un error” al dar “información incompleta a su clientela”.

Se está en presencia de la mayor multa cobrada jamás por la SEC, pero a pesar de ello los analistas consideran que el acuerdo al que se arribó es un triunfo para la entidad que preside Lloyd Blankfein.

La acusación que debió enfrentar el Goldman Sachs es debida a operaciones realizadas en el año 2.007 en las que se vieron involucradas hipotecas basura, créditos tóxicos y otros activos financieros que terminaron por desembocar en la crisis económica global más grande de la que se tenga memoria desde la Gran Depresión de la década del 30.

Todos estos movimientos los llevó adelante el Banco a través de un fondo llamado Abacus. Hasta aquí todo parecería estar medianamente bien.

Pero lo que Goldman Sachs omitió es revelar a sus inversores que uno de sus clientes, el fondo de inversión de riesgo que manejaba el varias veces millonario John Paulson había intervenido en la elección de los derivados de crédito que formaban parte de Abacus.

Y Paulson, sabiendo del defectuoso carácter de las hipotecas, apostaba en los mercados por la caída del valor de los mismos fondos que prácticamente había creado y que vendía el Goldman Sachs.

De esta forma Paulson ganó alrededor de 1.000 millones de dólares cuando los precios de las viviendas cayeron por el piso tal cual lo había pronosticado, y la morosidad y los remates se dispararon a niveles nunca antes vistos.

Increíblemente, la SEC no presentó cargos contra el inversor, pero sí lo hizo contra Fabrice Tourré, un empleado de Goldman Sachs que se encargó de estructurar el fondo Abacus y estaba al tanto de las maniobras dolosas.

El encargado de las demandas del SEC, Robert Khuzami, dijo “este acuerdo es una gran lección para las empresas de Wall Street, ya que ningún producto es lo suficientemente complejo ni ningún inversor tan sofisticado como para poder evitar pagar un alto precio si se violan los principios fundamentales de la honestidad y la gestión limpia”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies